<p style="text-align: justify;">La evoluci&oacute;n a la bipedaci&oacute;n oblig&oacute; a los seres humanos a desarrollar estrategias para controlar su equilibrio, mejorando su estabilidad para prevenir las ca&iacute;das. Sin embargo, el&nbsp;<strong><em>envejecimiento natural o la p&eacute;rdida de las extremidades inferiores</em></strong>&nbsp;pueden alterar la habilidad para estabilizarse, incrementando significativamente el riesgo de ca&iacute;da y reduciendo la autonom&iacute;a.</p> <p style="text-align: justify;">El avance de la tecnolog&iacute;a ha permitido que las m&aacute;quinas como una extensi&oacute;n de nuestro cuerpo ya no pertenezcan s&oacute;lo al mundo de la ciencia ficci&oacute;n. En la actualidad, se desarrollan en laboratorios y permiten a personas con movilidad reducida, ya sea por edad o por una discapacidad motora, a<strong>&nbsp;<em>llevar una vida normal</em></strong>.</p> <p style="text-align: justify;">Uno de estos aparatos son los exoesqueletos,&nbsp;<strong><em>robots acoplados al tronco y a las piernas</em></strong>&nbsp;que permiten o mejoran <strong><em>la movilidad de quienes lo llevan, como personas con extremidades amputadas, con enfermedades degenerativas... Sin embargo, estos aparatos requieren ser usados junto con otro tipo de soporte para evitar posibles ca&iacute;das y por la dificultad para levantarse si &eacute;stas se producen.</em></strong></p> <p style="text-align: justify;"><strong><em>Recientemente</em></strong>, investigadores de la Scuola Sant' Anna en Italia y la Escuela Polit&eacute;cnica Federal de Lausana (Suiza) han desarrollado un nuevo exoesqueleto que tiene como objetivo&nbsp;<strong><em>facilitar la recuperaci&oacute;n del equilibrio</em></strong>&nbsp;tras resbalones imprevisibles. Este aparato rob&oacute;tico port&aacute;til, inteligente y ligero, denominado &Oacute;rtesis de Pelvis Activa (APO, por sus siglas en ingl&eacute;s), solucionar&iacute;a el problema de la estabilidad y las ca&iacute;das, evitando que se produzcan.</p> <p style="text-align: justify;">&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">El prototipo de exoesqueleto est&aacute; hecho de fibra de carbono y un motor, conectado a un sistema de sensores.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">La investigaci&oacute;n, publicada en la revista&nbsp;<em>Scientific Reports</em>, fue puesta a prueba en ocho ancianos y dos personas con alguna de las extremidades inferiores amputadas y revel&oacute; que&nbsp;<strong><em>la estabilidad frente a las ca&iacute;das mejoraba</em></strong>&nbsp;con el uso del APO. El aparato, equipado con un motor a la altura de la cadera, est&aacute; conectado a un sofisticado sistema de sensores que analizan la forma de caminar de cada individuo. Despu&eacute;s, mediante el uso de un algoritmo, permite detectar cualquier cambio en los andares, como una p&eacute;rdida de equilibrio, y contrarrestarlo, restableciendo la estabilidad del usuario.</p> <p style="text-align: justify;">Para Jos&eacute; Luis Pons, investigador del Grupo de Bioingenier&iacute;a del CSIC, "es un hallazgo importante porque uno de los inconvenientes que tienen los exoesqueletos que se han desarrollado hasta la fecha tiene que ver con las p&eacute;rdidas de equilibrio" explica a EL MUNDO. Debido a esto, a d&iacute;a de hoy "es necesario utilizar muletas u otro tipo de soportes junto con los exoesqueletos" informa&nbsp;<strong><em>Cristina G. Lucio</em></strong><em>.</em></p> <p style="text-align: justify;">Silvestro Micera, investigador principal del estudio, ha explicado en declaraciones a este diario que este <strong><em>exoesqueleto "puede ser&nbsp;empleado por cualquier individuo propenso a caerse, ya sean ancianos, personas con discapacidad motora o con problemas neurol&oacute;gicos".</em></strong> Aunque, inicialmente, el aparato fue dise&ntilde;ado para ayudar a prevenir las ca&iacute;das de las personas mayores, ya que los ancianos est&aacute;n involucrados en el 40% de las lesiones relacionadas con ca&iacute;das en Europa, podr&aacute; ser empleado en casos m&aacute;s graves, como amputaciones de las extremidades, sin necesidad de llevar otro soporte.</p> <p style="text-align: justify;">Otra de las caracter&iacute;sticas relevantes de este nuevo aparato es que ayuda a recuperar el equilibrio&nbsp;<strong><em>s&oacute;lo cuando es necesario</em></strong>. As&iacute;, aporta beneficios sin perturbar apenas a las personas que lo llevan. Por ello, el sistema asegura que el exoesqueleto es&nbsp;<strong><em>no intrusivo</em></strong>, es decir, que no molesta innecesariamente al individuo, especialmente cuando no est&aacute; perdiendo el equilibrio. El siguiente paso ser&aacute; hacer al exoesqueleto&nbsp;<strong><em>m&aacute;s discreto y llevadero</em></strong>, y probar su uso en situaciones de la vida real.</p> <p style="text-align: justify;">&nbsp;Fuente:elmundo</p>