Animada fiesta beisbolera en la Casa de los Piratas

<p style="text-align: justify;"><strong>M&eacute;rida, Yuc.-</strong> El estadio <strong>&ldquo;Nelson Barrera Romell&oacute;n&rdquo;</strong> se convirti&oacute; en el escenario de la m&aacute;s grande fiesta beisbolera del pa&iacute;s en un fin de semana que quedar&aacute; para la historia en la memoria de los campechanos y de toda la gente de diversos estados que se dieron cita en el denominado &ldquo;Coloso de San Lucas&rdquo; para ver en acci&oacute;n a los mejores beisbolistas que militan en la LMB.</p> <div style="text-align: justify;">En los alrededores de la &ldquo;Casa de los Piratas&rdquo;, el ambiente fue excepcional, lo mismo para ancianos que para ni&ntilde;os, para los que retaron a las m&aacute;quinas lanzapelotas en las cuatro jaulas de bateo instaladas por la LMB, como para aquellos que trataran de emular a los grandes lanzadores y tratar de meter las pelotas en peque&ntilde;os agujeros de una &ldquo;zona de strike&rdquo;.</div> <div style="text-align: justify;">&nbsp;</div> <div style="text-align: justify;"><strong>La seguridad p&uacute;blica a la orden, &ldquo;en vigilia&rdquo; como dec&iacute;a el polivoz Enrique Cuenca, las largas filas para acceder al estadio, las revisiones, el clima caluroso y un Sol esplendoroso que al despedirse en el horizonte dejaba pinceladas multicolores.</strong></div> <div style="text-align: justify;">&nbsp;</div> <div style="text-align: justify;">Comenzaba la fiesta beisbolera con la demostraci&oacute;n de poder de los grandes ca&ntilde;oneros que militan en el b&eacute;isbol profesional de M&eacute;xico. Todos quer&iacute;an presenciar, ni&ntilde;os, mujeres, ancianos atiborraron el embellecido grader&iacute;o del &ldquo;Nelson&rdquo;, mientras la m&uacute;sica con ritmos de moda tropicales alegraban el de por s&iacute; festivo ambiente.</div> <div style="text-align: justify;">&nbsp;</div> <div style="text-align: justify;"><strong>Salieron las mascotas, s&iacute;, esas que encabezan la diversi&oacute;n en las diversas sedes del m&aacute;ximo circuito beisbolero del pa&iacute;s. Lorencillo, Kike, Roco, Chacho, El Perro, El Pollo, etc, hicieron de la suyas ante la algarab&iacute;a de grandes y chicos, una alegr&iacute;a que no las constantes lloviznas que se abatieron sobre la ciudad lograron enfr&iacute;ar.</strong></div> <div style="text-align: justify;">&nbsp;</div> <div style="text-align: justify;">&nbsp;Y comenzaron los ca&ntilde;onazos, el &ldquo;Pirata D&iacute;az&rdquo; como le apodan al venezolano Frank D&iacute;az, llevaba la responsabilidad de hacer la haza&ntilde;a para satisfacer a la afici&oacute;n campechana, y desfilaron por el home play los mejores toleteros, los de poder, cada tablazo despertaba el asombro del p&uacute;blico, y as&iacute; pasaron las rondas, las eliminaciones. Al final &ldquo;El Pirata D&iacute;az&rdquo; y el italiano Alex Liddi, de los Toros de Tijuana y quien ostentaba el campeonato del derby del a&ntilde;o pasado, llegaron al desaf&iacute;o definitivo. D&iacute;az conect&oacute; ocho y Liddi s&oacute;lo seis y el estadio estall&oacute; en j&uacute;bilo.</div> <div style="text-align: justify;">&nbsp;</div> <div style="text-align: justify;"><strong>La fiesta fue para los campechanos, el triunfo estaba ah&iacute;, una alegr&iacute;a ante la mala racha en que est&aacute;n los Piratas, y como lo dijo el propio D&iacute;az, ojal&aacute; que esto sea motivaci&oacute;n para revertir las derrotas y recuperar terreno en lo que ser&aacute; la segunda vuelta de este campeonato.</strong></div>