El Vaticano estudia excomulgar a corruptos y mafiosos

<p style="text-align: justify;">El <strong>Vaticano</strong>&nbsp;anunci&oacute; este s&aacute;bado que estudia, a nivel internacional y seg&uacute;n la doctrina jur&iacute;dica de la Iglesia, la posibilidad de aplicar la excomuni&oacute;n a personas que incurran en corrupci&oacute;n, en el crimen organizado y la asociaci&oacute;n mafiosa.</p> <p style="text-align: justify;">Esto como resultado del primer <strong>"Debate Internacional sobre Corrupci&oacute;n"</strong>, que tuvo lugar el pasado<strong> jueves 15 de junio en la Casina P&iacute;o IV</strong>, un edificio hist&oacute;rico ubicado en el coraz&oacute;n de los Jardines Vaticanos, y que fue convocado por la Academia Pontificia para las <strong>Ciencias Sociales.</strong></p> <p style="text-align: justify;">Como parte de ese encuentro se conform&oacute; un grupo de trabajo estable que elaborar&aacute; un breve <strong>"texto compartido"</strong> que guiar&aacute; trabajos sucesivos y futuras iniciativas en el campo del combate a la corrupci&oacute;n.</p> <p style="text-align: justify;">La reuni&oacute;n <strong>convoc&oacute; a unas 50 personas</strong> entre magistrados anti-mafia y anti-corrupci&oacute;n, obispos, personalidades de instituciones vaticanas, jefes de movimientos, v&iacute;ctimas, periodistas, estudiosos, intelectuales y embajadores.</p> <p style="text-align: justify;">Entre ellos destacaron dos mexicanos: Ra&uacute;l Vera, obispo de Saltillo, y Rafael Ibarra Farf&aacute;n, responsable de los programas sobre cultura de la legalidad en la asociaci&oacute;n M&eacute;xico Unido contra la Delincuencia.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>"La lucha a la corrupci&oacute;n y a las mafias, se dijo, es una cuesti&oacute;n no solo de legalidad, sino de actitud civil"</strong>, indicaron los organizadores.</p> <p style="text-align: justify;">El otro ente vaticano responsable de la organizaci&oacute;n fue el Dicasterio para el Servicio al Desarrollo Humano Integral, que es guiado por el cardenal africano Peter Turkson.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>"Pensamos en este encuentro para hacer frente a un fen&oacute;meno que conduce a aplastar la dignidad de la persona. Nosotros queremos afirmar que no se puede jam&aacute;s negar u obstaculizar esta dignidad, por eso queremos llamar la atenci&oacute;n sobre este argumento"</strong>, explic&oacute; el purpurado.</p> <p style="text-align: justify;">Por su parte, el arzobispo Silvano Tomasi, secretario del dicasterio, precis&oacute; que el objetivo del debate es sensibilizar a la opini&oacute;n p&uacute;blica adem&aacute;s de identificar pasos concretos que puedan ayudar a la promulgaci&oacute;n de leyes contra la corrupci&oacute;n, una<strong> "termita"</strong> que <strong>"arruina las relaciones entre las personas y las instituciones".</strong></p> <p style="text-align: justify;"><strong>"Por lo tanto el esfuerzo que estamos haciendo es el de crear una mentalidad, una cultura de la justicia que combata la corrupci&oacute;n para ayudar al bien com&uacute;n"</strong>, apunt&oacute;.</p> <p style="text-align: justify;">Si bien la criminalidad organizada es considerada un pecado grave, las normativas de la Iglesia no contemplan -hasta ahora- que quienes incurren en ella sean excomulgados, la peor sanci&oacute;n que puede aplic&aacute;rsele a un cat&oacute;lico.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Seg&uacute;n el C&oacute;digo de Derecho Can&oacute;nico</strong>, la excomuni&oacute;n es una<strong> "pena medicinal"</strong> que implica pr&aacute;cticamente la expulsi&oacute;n de la vida de la Iglesia a una persona, a la cual le son suspendidos todos sus derechos dentro de la comunidad cat&oacute;lica.<br />&nbsp;<br />Empero, no es posible compararla a una <strong>"pena de muerte del alma"</strong> ya que el excomulgado puede volver a ser admitido en la Iglesia si se compromete formalmente a abandonar el estado de cosas que lo llev&oacute; a ser sancionado.</p> <p style="text-align: justify;">Seg&uacute;n la tradici&oacute;n eclesi&aacute;stica, la excomuni&oacute;n es aplicada a los actos considerados grav&iacute;simos como el aborto (<strong>que para la Iglesia es el asesinato de un inocente indefenso</strong>) o la ordenaci&oacute;n de un obispo sin la autorizaci&oacute;n expresa del Papa.</p> <p style="text-align: justify;"><em>Fuente:ElInformador</em></p>