<p style="text-align: justify;"><strong>Tulum, Q. Roo.-&nbsp;</strong>Funcionarios de los tres niveles de gobierno con la obligaci&oacute;n de velar por la conservaci&oacute;n del medio ambiente, deben ser juzgados y paguen con c&aacute;rcel como cualquier otro ciudadano culpable de hechos il&iacute;citos, pues los servidores de la Semarnat, Profepa y Conanp han quebrantado la Ley General de Vida Silvestre, que tiene como objetivo conservar la vida silvestre mediante su protecci&oacute;n y aprovechamiento sustentable, cosa que en un predio contiguo Xcacel Xcacelito, es letra muerta y han permitido un descomunal ecocidio con da&ntilde;os irreversibles.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Sifri Jim&eacute;nez, destac&oacute; que La ley General de Vida Silvestre, en su art&iacute;culo 60 Ter establece que queda prohibida la remoci&oacute;n, relleno, trasplante, poda, o cualquier obra o actividad que afecte la integralidad del flujo hidrol&oacute;gico del manglar y ecosistemas, zonas de anidaci&oacute;n de tortugas, la zona mar&iacute;tima adyacente y los corales, o que provoque cambios en las caracter&iacute;sticas y servicios ecol&oacute;gicos para proyectos tur&iacute;sticos., pero hoy d&iacute;a en Tulum, es todo lo contrario.</strong></p> <p style="text-align: justify;">De acuerdo con el ciudadano las autoridades responsables de la preservaci&oacute;n ecol&oacute;gica son los principales promotores de su depredaci&oacute;n y como ejemplo claro la Secretaria de Medio Ambiente y recursos Naturales (Semarnat), pues es la dependencia la que autoriza los estudios de Manifestaci&oacute;n de Impacto Ambiental (MIA), desde una c&oacute;moda oficina sin conocer a fondo los graves problemas ecol&oacute;gicos que causan con su irresponsabilidad.</p> <p style="text-align: justify;">&ldquo;Es tiempo de actuar y que las autoridades de los tres niveles de gobierno hagan a un lado la corrupci&oacute;n y cumplan cabalmente con su trabajo, pues las futuras generaciones nos juzgar&aacute;n si no salvamos lo poco que nos queda de nuestro entorno ecol&oacute;gico de las manos depredadoras de quienes ahora est&aacute;n construyendo sin estudios previos de impacto ambiental a quienes lo &uacute;nico que les importa es satisfacer su ambici&oacute;n personal&rdquo;, dijo Sifri Jim&eacute;nez.</p>