<p style="margin-bottom:.0001pt; text-align:justify; margin:0cm 0cm 10pt"><span style="font-size:14px;"><span style="line-height:normal"><span style="font-family:Calibri,sans-serif"><b><span style="font-family:&quot;Arial&quot;,&quot;sans-serif&quot;">Jos&eacute; Mar&iacute;a Morelos, Q. Roo. - </span></b><span style="font-family:&quot;Arial&quot;,&quot;sans-serif&quot;">Mujeres de la zona maya dedicadas a la venta de atole, buscan retomar el uso de las j&iacute;caras para ofrecer su producto, toda vez que, con la ley para la prevenci&oacute;n y la gesti&oacute;n integral de residuos del estado de Quintana Roo, han disminuido el uso de desechables para su actividad que representa su &uacute;nica fuente de ingreso econ&oacute;mico.</span></span></span></span></p> <p style="margin-bottom:.0001pt; text-align:justify; margin:0cm 0cm 10pt"><span style="font-size:14px;"><span style="line-height:normal"><span style="font-family:Calibri,sans-serif"><span style="font-family:&quot;Arial&quot;,&quot;sans-serif&quot;">De acuerdo a versiones de la se&ntilde;ora Amalia Bacab, conocida vendedora de esta tradicional bebida preparada a base de ma&iacute;z en la alcald&iacute;a de Tihosuco, explic&oacute; que el uso de las j&iacute;caras ha llamado la atenci&oacute;n de propios y extra&ntilde;os, puesto que adem&aacute;s de degustar de esta milenaria cocci&oacute;n de masa de ma&iacute;z con agua, representa una experiencia en su consumo, tal y como se preserva en algunas viviendas de las comunidades ind&iacute;genas en la Pen&iacute;nsula de Yucat&aacute;n.</span></span></span></span></p> <p style="margin-bottom:.0001pt; text-align:justify; margin:0cm 0cm 10pt"><span style="font-size:14px;"><span style="line-height:normal"><span style="font-family:Calibri,sans-serif"><span style="font-family:&quot;Arial&quot;,&quot;sans-serif&quot;">Se&ntilde;al&oacute; que, ante la necesidad de generar ingresos para el sustento familiar, decenas de mujeres se han dedicado desde hace varios a&ntilde;os a la venta del atole, por lo que anteriormente esta bebida la serv&iacute;an en vasos desechables, sin embargo, ante las nuevas restricciones emitidas por el Congreso del Estado, en el que se proh&iacute;be el uso de pl&aacute;sticos de un solo uso, han buscado nuevas formas para continuar sus ventas.</span></span></span></span></p> <p style="margin-bottom:.0001pt; text-align:justify; margin:0cm 0cm 10pt"><span style="font-size:14px;"><span style="line-height:normal"><span style="font-family:Calibri,sans-serif"><span style="font-family:&quot;Arial&quot;,&quot;sans-serif&quot;">&ldquo;Una manera de continuar nuestra venta es hacerlo tal y como lo consumimos en casa, es decir, en j&iacute;caras, eso ha llamado la atenci&oacute;n de algunos turistas que est&aacute;n de paso por la comunidad que les atrae tomar una raci&oacute;n de atole como originalmente lo consumen las familias de la zona maya, lo que para ellos se convierte en una experiencia a nosotros nos permite continuar con nuestra actividad&rdquo; expres&oacute; la fuente.</span></span></span></span></p> <p style="margin-bottom:.0001pt; text-align:justify; margin:0cm 0cm 10pt"><span style="font-size:14px;"><span style="line-height:normal"><span style="font-family:Calibri,sans-serif"><span style="font-family:&quot;Arial&quot;,&quot;sans-serif&quot;">Agreg&oacute; que inclusive, contin&uacute;an ofreciendo el producto en vasos desechables de tipo biodegradable, sin embargo, apunt&oacute; que adquirir este tipo de pl&aacute;stico eleva sus gastos de inversi&oacute;n debido a su alto costo y la dificultad para adquirirlo en la comunidad, por lo que han tratado de promover las j&iacute;caras que al igual que cualquier establecimiento de venta de alimentos, son lavados y desinfectados despu&eacute;s de cada uso, asever&oacute;.</span></span></span></span></p>