Pez mexicano podría ser la clave para ayudar a reparar el corazón humano

<p style="text-align: justify;"><strong>Noticias canal 10.-</strong>&nbsp;Un&nbsp;peque&ntilde;o pez mexicano&nbsp;puede esconder la clave para cambiar la vida de miles de personas que sufren problemas del coraz&oacute;n, tras haber tenido un infarto.</p> <p data-count="123" data-wrap="19" style="text-align: justify;"><strong><em>Tetra</em></strong>, cuyo nombre cient&iacute;fico es <em>Astyanax Mexicanus</em>, es capaz de<strong> regenerar los tejidos de su coraz&oacute;n sin dejar cicatrices.</strong></p> <p data-count="184" data-wrap="27" style="text-align: justify;">La investigaci&oacute;n, financiada por la Fundaci&oacute;n Brit&aacute;nica del Coraz&oacute;n, descubri&oacute; que tres &aacute;reas del genoma de esta especie est&aacute;n involucradas en su capacidad para regenerar dicho tejido.</p> <p data-count="251" data-wrap="45" style="text-align: justify;">Para este estudio, la doctora Mathilda Mommersteeg y su&nbsp;equipo de la Universidad de Oxford&nbsp;estudiaron <strong><u>dos tipos de tetra mexicanos</u></strong>: los que viven en el r&iacute;o y pueden auto curarse el tejido del coraz&oacute;n y los que habitan en cuevas que no pueden hacerlo.</p> <p data-count="243" data-wrap="42" style="text-align: justify;"><u>Los peces de la cueva vivieron en los r&iacute;os del norte de M&eacute;xico, pero fueron arrastrados a las cuevas por una inundaci&oacute;n hace aproximadamente 1.5 millones de a&ntilde;os y evolucionaron, perdiendo su vista y color debido a que viv&iacute;an en la oscuridad.</u></p> <p data-count="177" data-wrap="30" style="text-align: justify;">Al comparar&nbsp;los dos tipos de tetra, los investigadores encontraron que dos genes (<em>lrrc10 y caveolina</em>) eran mucho m&aacute;s activos en los peces de r&iacute;o despu&eacute;s de una lesi&oacute;n card&iacute;aca.</p> <p data-count="125" data-wrap="20" style="text-align: justify;">Luego, los cient&iacute;ficos apagaron&nbsp;el gen <em>lrrc10&nbsp;</em>en una especie diferente de pez con habilidades de autocuraci&oacute;n, el pez cebra.</p> <p data-count="91" data-wrap="15" style="text-align: justify;">Sin este gen, el pez cebra no pudo reparar completamente su coraz&oacute;n sin dejar cicatrices.</p> <p data-count="149" data-wrap="23" style="text-align: justify;"><strong>Ambos genes est&aacute;n presentes en los seres humanos, y se sabe que el <em>lrrc10</em> est&aacute; relacionado con una afecci&oacute;n card&iacute;aca llamada&nbsp;cardiomiopat&iacute;a dilatada.</strong></p> <p data-count="192" data-wrap="28" style="text-align: justify;"><u>Los autores del estudio dicen que sus hallazgos sugieren que alg&uacute;n d&iacute;a ser&aacute; posible regenerar los corazones da&ntilde;ados en personas modificando artificialmente c&oacute;mo funcionan estos y otros genes.</u></p> <p data-count="169" data-wrap="24" style="text-align: justify;">Esto podr&iacute;a hacerse con&nbsp;medicamentos o mediante t&eacute;cnicas de edici&oacute;n de genes, donde el ADN se modifica, elimina o reemplaza, utilizando herramientas como Crispr-Cas9.</p> <p data-count="199" data-wrap="29" style="text-align: justify;"><em>&quot;Creo que este pez puede decirnos, en alg&uacute;n momento, c&oacute;mo podemos realmente reparar el coraz&oacute;n humano (...)&quot;</em>, dijo el <strong>doctor Mommersteeg</strong>, profesor asociado de medicina del desarrollo y regeneraci&oacute;n.</p> <blockquote> <p data-count="181" data-wrap="26" style="text-align: justify;">&quot;Es temprano para ello, pero estamos incre&iacute;blemente entusiasmados con estos extraordinarios peces y el potencial para cambiar la vida de las personas con corazones da&ntilde;ados&quot;, a&ntilde;adi&oacute;.</p> </blockquote>