Fallece creador de las "piedras" del beisbol

<p style="text-align: justify;"><strong>M&eacute;rida, Yucat&aacute;n.- Don Martino Liberato Arias,</strong> quien se convirti&oacute; en una aut&eacute;ntica leyenda para miles de aficionados del beisbol, falleci&oacute; este s&aacute;bado a los 100 a&ntilde;os de edad.</p> <p style="text-align: justify;">Los Leones de Yucat&aacute;n tienen a personalidades muy reconocidas fuera del diamante, y uno de ellos sin duda fue Don Liberato, creador de las famosas &quot;piedras&quot; del beisbol.</p> <p style="text-align: justify;">A los largo de 64 a&ntilde;os hizo de ese alimento una aut&eacute;ntica tradici&oacute;n desde sus inicios en el Estadio Salvador Alvarado, pasando por el <strong>Parque Carta Clara</strong>, y posteriormente en el <strong>Parque Kukulc&aacute;n Alamo</strong>; es decir, ha estado en todas las temporadas de Yucat&aacute;n desde su debut en la <strong>Liga Mexicana de Beisbol.</strong></p> <p style="text-align: justify;">En una entrevista con el periodista <strong>Gaspar Silveira, Don Liberato</strong> habl&oacute; sobre la forma en que invent&oacute; las &quot;piedras&quot; que r&aacute;pidamente se convirtieron en la botana m&aacute;s famosa del beisbol yucateco.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>&iquest;Por qu&eacute; piedras?</strong></p> <p style="text-align: justify;">Primero porque fueron parte de su alimentaci&oacute;n en su natal Tekax. <u>&ldquo;Era lo que hab&iacute;a para comer&rdquo;</u>, se&ntilde;al&oacute;.</p> <p style="text-align: justify;">Y como dato anecd&oacute;tico, en un juego entre <strong>Diablos Rojos y Leones en el Carta Clara</strong>, se arm&oacute; una bronca y los aficionados le tomaron sus bolsas de piedras para arrojarlas como proyectiles.<u> &ldquo;Me dejaron sin venta, pero me qued&eacute; contento&rdquo;</u>, dijo.</p> <p style="text-align: justify;">A finales de la temporada pasada los reyes de la selva celebraron en grande sus 100 a&ntilde;os, d&aacute;ndole un pastel especial y entreg&aacute;ndole un jersey con el n&uacute;mero 100 en la espalda, fue inolvidable momento que comparti&oacute; junto a su hijo Mauro, toda su familia, y miles de aficionados que le cantaron las ma&ntilde;anitas.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">Los fan&aacute;ticos, directiva y jugadores melenudos lo recuerdan con mucho cari&ntilde;o.<strong> Descanse en paz Don Liberato.</strong></p>

Deportes