<p style="text-align: justify;"><strong>Playa del Carmen, Q. Roo.-</strong> Grande es el esfuerzo de los zargaceros, mujeres y hombres que con trinche en mano, desde tempranas horas, descalzos entre las monta&ntilde;as de sargazo, lentamente lo retiran y amontonan en la orilla de la costa, en la zona centro, pero m&aacute;s tardan en retirarlo cuando ya ha llegado m&aacute;s.</p> <p style="text-align: justify;"><u>Con la naturaleza nadie puede, expres&oacute; <strong>Emanuel Garc&iacute;a</strong>, mesero de un club de playa, justo frente de una zona donde el recale es importante, sin embargo, pese a ello, las afectaciones se resienten tanto que ahora est&aacute;n apenas alcanzando un 20% en sus actividades</u>.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>La desbandada de turistas que aplican el pisa y corre del b&eacute;isbol, al llegar e irse a otros destinos por la playa sucia de sargazo, puede repetirse esta Semana Santa, igual como ocurri&oacute; hace un a&ntilde;o.</strong></p>