<p style="text-align: justify;"><strong>Playa del Carmen, Q. Roo.- </strong>Mesas y mesas vac&iacute;as, como en un restaurante fantasma, es lo que f&eacute;tido olor a sargazo podrido ha dejado en no pocos restaurantes de la costa y tambi&eacute;n otros m&aacute;s alejados, donde el aliento del mar acerca este olor, peor que la cloaca y el esti&eacute;rcol.</p> <p style="text-align: justify;">Es por ello que hasta en un 40 por ciento los gastron&oacute;micos que tienen sus negocios cerca de la costa han visto reducida la afluencia de turismo, que se queja por la incomodidad de comer los sagrados alimentos en medio del nauseabundo olor a sargazo podrido que no es oportunamente retirado de la orilla de la playa.</p>