El Senado rechaza legalizar el aborto en Argentina

<p dir="ltr" style="text-align: justify;"><strong>Noticias Canal 10.-</strong> Aunque las manifestaciones son algo com&uacute;n en la ciudad de Buenos Aires, a principios de a&ntilde;o hubo <strong>una que fue diferente</strong>. Una agrupaci&oacute;n llamada Campa&ntilde;a Nacional por <strong>el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito llam&oacute; a protestar frente al Congreso. El 19 de febrero lograron juntar unas 5.000 personas y encendieron la mecha de un debate que ha estado a punto de cambiar la historia de Argentina.</strong></p> <p dir="ltr" style="text-align: justify;">Despu&eacute;s de la manifestaci&oacute;n, y tras una fuerte campa&ntilde;a de apoyo en redes, el presidente Mauricio Macri&nbsp;se declar&oacute; <strong>&ldquo;pro-vida&rdquo; p&uacute;blicamente, pero habilit&oacute; el debate en el Congreso e inst&oacute; a que sus legisladores votaran a conciencia</strong>. Algo que ha sido visto por algunos sectores de la oposici&oacute;n como un acto de <strong>&ldquo;distracci&oacute;n&rdquo; y oportunismo pol&iacute;tico en un a&ntilde;o malo para la econom&iacute;a argentina.</strong> De cualquier forma, el tema entr&oacute; en la agenda de Diputados y cumpli&oacute; su primer hito: el proyecto hab&iacute;a sido <strong>presentado 7 veces en los &uacute;ltimos 13 a&ntilde;os</strong>, siempre sin poder pasar de la mesa de entrada.</p> <p dir="ltr" style="text-align: justify;">El 14 de junio la c&aacute;mara baja aprob&oacute; un proyecto que prev&eacute;<strong> la interrupci&oacute;n voluntaria del embarazo hasta la semana 14</strong>. <strong>El debate ha durado dos meses, que incluyeron 738 intervenciones de figuras destacadas, como curas, periodistas, cient&iacute;ficos y m&eacute;dicos. </strong>Anoche el proyecto se qued&oacute; en el Senado, pero ha ganado terreno, y podr&aacute; ser presentado nuevamente el a&ntilde;o que viene.</p> <p dir="ltr" style="text-align: justify;">Desde el d&iacute;a anterior se sent&iacute;a en Buenos Aires el movimiento de carpas, toldos y buses que llenaron la ciudad de caras nuevas. <strong>Pa&ntilde;uelos celestes en contra y pa&ntilde;uelos verdes a favor del aborto</strong> ti&ntilde;eron las calles.<strong> Los bandos se repartieron la Plaza de los Dos Congresos, y el Gobierno de la Ciudad dispuso un enrejado met&aacute;lico entre ambos, plasmando la nueva grieta que divide a la sociedad argentina.</strong></p> <p dir="ltr" style="text-align: justify;">Media tarde. Van 7 horas de sesi&oacute;n y<strong> la calle est&aacute; en movimiento</strong>. Llegar al extremo sur del Congreso, donde se ubica el<strong> &ldquo;lado celeste&rdquo;, no es complicado. Desde la avenida 9 de Julio se pueden hacer varios metros sin encontrar dificultades para caminar.</strong></p> <p dir="ltr" style="text-align: justify;">Al final de la calle la situaci&oacute;n cambia: la gente se agolpa frente a un escenario rodeado de puestos de comida. En este lugar el cura Gast&oacute;n Funes de la Di&oacute;cesis de San Rafael, Mendoza, acepta contar a El Confidencial c&oacute;mo lleg&oacute; hasta all&iacute;: <strong>&ldquo;Vivimos a 900 km de Buenos Aires, pero vinimos a proteger las dos vidas junto a un grupo de fieles, acabamos de llegar&rdquo;.</strong></p> <blockquote> <p dir="ltr" style="text-align: justify;"><strong>&ldquo;Esperemos que los senadores no se dejen presionar por los medios de comunicaci&oacute;n que no muestran lo que pasa en el interior del pa&iacute;s, donde la militancia por la vida ha sido muy fuerte&rdquo;</strong>, remata Funes.</p> </blockquote> <p dir="ltr" style="text-align: justify;">Al fondo se divisa una estructura color rosa p&aacute;lido. Es <strong>el famoso feto gigante conocido por este sector como &ldquo;el bebito&rdquo;</strong> <strong>que aparece en todas las manifestaciones &ldquo;pro-vida&rdquo; de la capital argentina.</strong> A pocos metros un grupo de j&oacute;venes arma un rosario con globos de helio.</p> <p dir="ltr" style="text-align: justify;">La reja termina a la altura de la plaza, dejando varias intersecciones abiertas. <strong>Con la precauci&oacute;n de quien cruza una frontera, los manifestantes que pasan de un lado al otro se escudri&ntilde;an y se miran con recelo.</strong></p> <p dir="ltr" style="text-align: justify;">Sobre la Avenida de Mayo, ya del lado <strong>&ldquo;verde&rdquo;,</strong> se escuchan proclamas feministas en el aire.<strong> &ldquo;Vamos a quedarnos hasta la noche, cuando se resuelva&rdquo;. </strong>Silvina es docente y est&aacute; con dos ni&ntilde;os peque&ntilde;os en una carpa tipo igl&uacute; sobre la calle. <strong>&ldquo;Soy maestra de sexto y s&eacute;ptimo grado (11 y 12 a&ntilde;os) en una escuela cat&oacute;lica. Noto que los chicos est&aacute;n muy desinformados en cuanto a Educaci&oacute;n Sexual, la mayor&iacute;a busca las respuestas en la escuela y en internet&rdquo;</strong>, relata.</p> <p dir="ltr" style="text-align: justify;">Grupos de mujeres se encuentran y se abrazan en las calles del Congreso. Saben que <strong>ha sido su militancia lo que las trajo hasta este d&iacute;a</strong>.</p> <p dir="ltr" style="text-align: justify;">Algo en el cielo obliga a todos a mirar para arriba. Se trata del rosario <strong>&ldquo;volador&rdquo; que estaban armando del otro lado. &ldquo;Quiero llorar&rdquo;, se escucha medio en chiste y medio en serio del lado pro-aborto.</strong></p> <blockquote> <p dir="ltr" style="text-align: justify;">&ldquo;Me llamo Micaela, tengo 20 a&ntilde;os y defiendo la ley porque <strong>en mi familia hubo muertes por aborto</strong>. Es una ley que las mujeres necesitamos, no puede haber tanta hipocres&iacute;a&rdquo;, dice una joven con los labios pintados de verde. A su lado Bruno, de 19, sostiene que apoya la campa&ntilde;a porque <strong>no ha podido &ldquo;mirar para otro lado&rdquo;</strong>.</p> </blockquote> <p dir="ltr" style="text-align: justify;">Sin embargo, no s&oacute;lo el lado <strong>&ldquo;verde&rdquo; tiene caras j&oacute;venes. Milagros y Camila cuentan que vinieron en transporte p&uacute;blico desde Villa Celina</strong>, un distrito bonaerense a varios kil&oacute;metros del Congreso Nacional. &ldquo;<em><strong>Tengo 15 a&ntilde;os y apoyo a la vida porque Dios dio vida y no muerte. Aunque sea tu cuerpo, no se puede decidir sobre el beb&eacute;&rdquo;</strong></em>, dice una de ellas resuelta.</p> <blockquote> <p style="text-align: justify;"><strong>&ldquo;Estoy ac&aacute; porque creo que las mujeres tenemos que tener derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas&rdquo;</strong>, dice Jimena de 52 a&ntilde;os. A su lado est&aacute; Susana de 67: <strong>&ldquo;Creo en el movimiento de las mujeres y en la sororidad&rdquo;</strong>, recalca.</p> </blockquote> <p dir="ltr" style="text-align: justify;">Pasan las horas y la plaza se va llenando de gente de ambos lados. El <strong>&ldquo;lado verde&rdquo; rebalsa hace horas y poco a poco el ambiente se vuelve intransitable. Las feministas han ganado la calle</strong>. La lluvia pronto sumar&aacute; un tono &eacute;pico a la noche, empapando a los que quieren pasar la noche en el fr&iacute;o esperando la votaci&oacute;n en el Senado.</p> <p dir="ltr" style="text-align: justify;">El resultado final no sorprende a nadie, pero desata las iras de muchos. Medio centenar de manifestantes comienzan a <strong>arrojar piedras y objetos a la polic&iacute;a</strong>, y varios incontrolados aprovechan el caos para lanzar dos c&oacute;cteles molotov a los agentes que protegen la valla frente al Congreso. La madrugada se cierra con la detenci&oacute;n de 7 hombres y una mujer, y la <strong>decepci&oacute;n de millones de argentinos</strong> ante un Senado que no supo escuchar.</p> <p dir="ltr" style="text-align: justify;"><u>Fuente: El Confidencial.</u></p>