<p style="text-align: justify;"><strong>Playa del Carmen, Q. Roo.-</strong> Persecuci&oacute;n casi termina en balacera, cual si fuera una cinta de <strong>Quentin Tarantino,</strong> el desenlace pudo haber sido sumamente sangriento, para fortuna, todo se trat&oacute; de una confusi&oacute;n desencadenada por una negligencia y prepotencia de elementos de la <strong>Fiscal&iacute;a General del Estado.</strong></p> <p style="text-align: justify;">Los ministeriales se desplazaban sobre la avenida constituyentes en un veh&iacute;culo <strong>Nissan Versa en color azul,</strong> mismo que se hab&iacute;a reportado con gente sospechosa y armada a bordo, por lo que elementos de la <u>Polic&iacute;a Municipal Preventiva</u>, les marcaron el alto, d&aacute;ndose una persecuci&oacute;n, que termin&oacute; hasta la avenida 115 entre paseo Central y la avenida 38, frente a al edificio que alberga a la empresa Aguakan.</p> <p style="text-align: justify;">Donde les dieron alcance, seg&uacute;n informaci&oacute;n preliminar, de ambos lados se cort&oacute; cartucho y se apuntaban mutuamente, cual si fuera una pel&iacute;cula de Tarantino, ya con los &aacute;nimos sumamente calientes los elementos de la Fiscal&iacute;a se identificaron como tales.</p> <p style="text-align: justify;">A punto de balacera estuvieron, todo porque los polic&iacute;as ministeriales no se detuvieron y se identificaron como elementos, cuando los RoblesCops les marcaron el alto, mientras que los Capellaboys, ni siquiera aparecieron en escena.</p>