<p data-count="210" data-wrap="40" style="text-align: justify;"><strong>Noticias Canal 10.- </strong>La se&ntilde;ora Mart&iacute;nez gana el equivalente a unos 79 d&oacute;lares por una semana de seis d&iacute;as trabajando en la secci&oacute;n de vegetales de un Walmart en la Ciudad de M&eacute;xico.<strong> Son 13.16 d&oacute;lares al d&iacute;a o 1.64 d&oacute;lares por hora.</strong></p> <p data-count="245" data-wrap="41" style="text-align: justify;"><strong>Un sindicato negoci&oacute; con el gigante minorista para obtener ese salario, pero ella nunca ha conocido a un representante de ese sindicato.</strong> No quiso ser nombrada por temor a represalias, pero dice que ni siquiera ha o&iacute;do hablar de esa organizaci&oacute;n.</p> <p data-count="372" data-wrap="60" style="text-align: justify;"><em><strong>&ldquo;Negociaci&oacute;n&rdquo;</strong></em> es una palabra muy generosa para describir lo que realmente hizo el sindicato. El contrato colectivo que cubre la tienda de la se&ntilde;ora Mart&iacute;nez permite salarios iniciales en torno al m&iacute;nimo legal, que ha ca&iacute;do tan lejos del mercado que pocos en la capital realmente trabajan por ello. Walmart, adem&aacute;s, paga las cuotas sindicales en nombre de los trabajadores.</p> <p data-count="663" data-wrap="106" style="text-align: justify;">No es as&iacute; como los sindicatos deber&iacute;an funcionar. Pero en M&eacute;xico lo hacen, por lo menos hasta ahora. <strong>La baja remuneraci&oacute;n ha sido fundamental para la estrategia econ&oacute;mica del pa&iacute;s en el cuarto de siglo desde que comenz&oacute; el Tratado de Libre Comercio, ahora renegociado como T-MEC, aumentando su atractivo como una base de mano de obra barata para las exportaciones al gigantesco mercado de consumidores en el resto de Norteam&eacute;rica.</strong> Muchas empresas que aprovecharon la fuerza laboral mexicana eran estadounidenses, lo que convirti&oacute; la brecha salarial en un constante punto de discordia entre los dos pa&iacute;ses, o al menos entre los sindicatos norteamericanos y M&eacute;xico.</p> <p data-count="601" data-wrap="92" style="text-align: justify;">El nuevo acuerdo entre Estados Unidos, M&eacute;xico y Canad&aacute;, negociado el a&ntilde;o pasado, tiene m&aacute;s protecciones para los trabajadores. Pero los legisladores estadounidenses, especialmente los dem&oacute;cratas de la C&aacute;mara de Representantes, insisten en obtener m&aacute;s pruebas de que M&eacute;xico finalmente toma en serio el aumento de los salarios de los trabajadores mexicanos y amenaza con bloquear la ratificaci&oacute;n del acuerdo hasta que lo consigan. <strong>El presidente Andr&eacute;s Manuel L&oacute;pez Obrador asegura que quiere una econom&iacute;a que sea m&aacute;s impulsada por la demanda interna, lo que coloca a los sindicatos ante una encrucijada.</strong></p> <p data-count="533" data-wrap="81" style="text-align: justify;">Los esfuerzos de Estados Unidos para garantizar que m&aacute;s protecciones de los trabajadores se incorporen al nuevo acuerdo se han centrado, principalmente, en las compa&ntilde;&iacute;as que venden productos en su territorio, incluidos los fabricantes de autom&oacute;viles a los que la administraci&oacute;n de Trump tambi&eacute;n se ha dirigido para revisar los salarios. Pero los grupos de trabajadores estadounidenses, que han estado trabajando con los dem&oacute;cratas en los detalles del nuevo acuerdo comercial trilateral, aseguran que el problema es mucho m&aacute;s amplio.</p> <p data-count="122" data-wrap="21" style="text-align: justify;">Aunque no exporten, empresas como WalMart de M&eacute;xico, el mayor empleador privado de la naci&oacute;n, son una parte clave de esto.</p> <p data-count="316" data-wrap="48" style="text-align: justify;">Los acuerdos que los sindicatos, realmente inexistentes, hacen con los empleadores se conocen como <strong><em>&ldquo;contratos de protecci&oacute;n&rdquo;</em></strong>. Las empresas se&ntilde;alan que los necesitan porque, si no tienen un contrato vigente, cualquier sindicato puede acudir a la junta laboral y exigir un paro laboral mientras negocia con la empresa.</p> <p data-count="178" data-wrap="28" style="text-align: justify;">Ben Davis, director de asuntos internacionales de United Steelworkers, un afiliado de AFL-CIO, la mayor central obrera de EU y Canad&aacute;, interpreta el t&eacute;rmino de manera diferente.</p> <p data-count="122" data-wrap="21" style="text-align: justify;">Seg&uacute;n &eacute;l, lo que realmente protegen los contratos es<em><strong> &ldquo;la capacidad de seguir pagando a las personas 50 centavos por hora&rdquo;.</strong></em></p> <p data-count="274" data-wrap="46" style="text-align: justify;">Un estudio de la OCDE de entre unos 30 pa&iacute;ses descubri&oacute; que M&eacute;xico ten&iacute;a, con mucho, la menor participaci&oacute;n de los trabajadores dentro del producto de la econom&iacute;a, en forma de salarios y beneficios, mientras que la participaci&oacute;n de las ganancias empresarias fue la m&aacute;s alta.</p> <p data-count="301" data-wrap="46" style="text-align: justify;">Joyce Sadka, experta laboral del Instituto Tecnol&oacute;gico Aut&oacute;nomo de M&eacute;xico (ITAM), que desarroll&oacute; algoritmos para analizar contratos colectivos, <strong>estima que alrededor de tres cuartos de los acuerdos firmados a nivel nacional no otorgan a los trabajadores nada m&aacute;s all&aacute; de sus derechos legales b&aacute;sicos.</strong></p> <p data-count="225" data-wrap="39" style="text-align: justify;">Estima que cuando las cuotas pasan de empresas a sindicatos a cambio de contratos que ofrecen poco a los trabajadores, que no saben que existen, estos a menudo equivalen a &ldquo;tratos de colusi&oacute;n entre la empresa y el sindicato&rdquo;.</p> <p data-count="561" data-wrap="90" style="text-align: justify;">El l&iacute;der de la Confederaci&oacute;n de Trabajadores de M&eacute;xico (CTM), la agrupaci&oacute;n sindical responsable del contrato laboral de la se&ntilde;ora Mart&iacute;nez y una de las mayor peso a nivel nacional, sostiene que el hecho de que las empresas paguen a los sindicatos directamente ayuda a los trabajadores porque el dinero no sale de sus bolsillos. Los contratos laborales de CTM<em><strong> &ldquo;son legalmente v&aacute;lidos y sus revisiones peri&oacute;dicas se realizan de acuerdo con la ley&rdquo;</strong></em>, escribi&oacute; el senador Carlos Aceves, secretario general del grupo, en un comunicado enviado por correo electr&oacute;nico.</p> <p data-count="693" data-wrap="129" style="text-align: justify;">El presidente L&oacute;pez Obrador fue elegido el a&ntilde;o pasado con la promesa de una distribuci&oacute;n m&aacute;s justa de los ingresos en el pa&iacute;s. Despu&eacute;s de asumir el cargo en diciembre, aument&oacute; el salario m&iacute;nimo de alrededor de 4.60 d&oacute;lares por d&iacute;a a alrededor de 5.40, que sigue siendo uno de los m&aacute;s bajos de la regi&oacute;n. Incluso, tras el incremento, las remuneraciones que se pagan en el pa&iacute;s siguen palideciendo de forma importante ante lo que perciben sus contrapartes en EU y Canad&aacute;. De acuerdo con datos del Inegi y la OCDE, el salario m&iacute;nimo mensual este a&ntilde;o en el pa&iacute;s asciende a poco m&aacute;s de 3 mil pesos.<strong> En tanto, el monto pagado en Estados Unidos asciende 23 mil 928 pesos y 31 mil 511 pesos en Canad&aacute;.</strong></p> <p data-count="627" data-wrap="96" style="text-align: justify;">Ante esta situaci&oacute;n, el nuevo gobierno federal mexicano se est&aacute; apresurando a cumplir con las renovadas normas laborales que se estipularon en el T-MEC para que el pacto pueda pasar por el Congreso de Estados Unidos antes de su receso de verano. Los dem&oacute;cratas no estar&aacute;n satisfechos con los cambios en el papel, incluso si son promulgados por un l&iacute;der mexicano amigable con los trabajadores. Los legisladores estadounidenses querr&aacute;n seguimiento, incluidos los recursos financieros disponibles para su cumplimiento y una mayor evidencia de que el sistema judicial puede abordar casos de tratamiento injusto de los trabajadores.</p> <p data-count="230" data-wrap="40" style="text-align: justify;">Las nuevas leyes que requerir&aacute;n que cada trabajador vote sobre los sindicatos, su representaci&oacute;n y los contratos laborales fueron aprobadas en el Senado a fines de abril, luego de pasar por la C&aacute;mara baja a principios de ese mes.</p> <p data-count="374" data-wrap="56" style="text-align: justify;"><strong>De hecho, la Secretar&iacute;a del Trabajo lanz&oacute; ya la convocatoria para que los sindicatos de trabajadores y patrones, as&iacute; como los patrones independientes</strong>, elijan a los integrantes del Consejo de representantes de la Comisi&oacute;n Nacional de Salarios M&iacute;nimos (Conasami) para el periodo 2019-2023, cuyo objetivo ser&aacute; determinar si las remuneraciones m&iacute;nimas en el pa&iacute;s deben aumentar.</p> <p data-count="446" data-wrap="77" style="text-align: justify;">De acuerdo con el gobierno federal, la gran virtud de la legislaci&oacute;n laboral reci&eacute;n aprobada es que se otorga una mayor y verdadera libertad sindical a los trabajadores, algo de lo que cual carec&iacute;an en el pasado. En el pa&iacute;s existen alrededor de 3 mil 800 sindicatos registrados, sin embargo, la mayor&iacute;a de ellos, como en el caso del que agrupa a la se&ntilde;ora Mart&iacute;nez, simplemente pasan de largo de las necesidades e inquietudes de los trabajadores.</p> <blockquote> <p data-count="453" data-wrap="69" style="text-align: justify;"><strong>&ldquo;Hab&iacute;a reglas del juego donde los trabajadores no ten&iacute;an la oportunidad de incidir, a trav&eacute;s de un voto secreto, directo, personal para poder elegir a su sindicato, a sus dirigencias&rdquo;</strong>, dijo Patricia Mercado, senadora de Movimiento Ciudadano, en una entrevista con El Financiero Bloomberg TV. &ldquo;Por esta falta de representatividad no creci&oacute; la econom&iacute;a, no creci&oacute; la productividad, esta falta de organizaci&oacute;n colectiva llev&oacute; a una precariedad muy grande&rdquo;.</p> </blockquote> <p data-count="606" data-wrap="101" style="text-align: justify;">Del otro lado de la mesa, algunas organizaciones como la Confederaci&oacute;n Patronal de la Rep&uacute;blica Mexicana (Coparmex) han se&ntilde;alado que la ley laboral aprobada tiene claroscuros y que m&aacute;s all&aacute; de ser el cambio de profundidad que requer&iacute;an los sindicatos y los trabajadores del pa&iacute;s, la legislaci&oacute;n se realiz&oacute; bajo la presi&oacute;n del T-MEC y su aprobaci&oacute;n en el Congreso de EU. Una de las principales inquietudes de los empresarios es la posibilidad de que haya m&aacute;s de un sindicato por empresa, pues si bien las m&aacute;s grandes tienen la capacidad administrativa, las medianas y peque&ntilde;as est&aacute;n en una clara desventaja.</p> <p data-count="276" data-wrap="41" style="text-align: justify;">Adem&aacute;s, L&oacute;pez Obrador no controla a los gobiernos locales que aprueban muchos contratos laborales, y los l&iacute;deres estatales de las agrupaciones de trabajadores se apresuran a cerrar pactos a nivel estatal con sindicatos proempresariales que podr&iacute;an frenar el derecho de huelga.</p> <p data-count="295" data-wrap="47" style="text-align: justify;">La secretaria del Trabajo, Luisa Mar&iacute;a Alcalde, menciona que los plazos estrictos de la ley laboral, la fuerte voluntad pol&iacute;tica del presidente L&oacute;pez Obrador y un grupo de trabajo integrado por su secretar&iacute;a, la de Hacienda y los gobernadores, garantizar&aacute;n una r&aacute;pida aplicaci&oacute;n en todo el pa&iacute;s.</p> <p data-count="321" data-wrap="56" style="text-align: justify;">La ley <em><strong>&ldquo;da en el meollo del asunto&rdquo;</strong></em>, dice. <em><strong>&ldquo;Esto no es solo maquillaje&rdquo;</strong></em>. Alcalde ha repetido ese mensaje constantemente en sus intervenciones con medios de comunicaci&oacute;n y redes sociales, al tiempo que desestima las cr&iacute;ticas de una legislaci&oacute;n hecha al vapor y a la medida de lo que se requer&iacute;a para poder firmar el T-MEC.</p> <p data-count="445" data-wrap="77" style="text-align: justify;"><strong>Mientras tanto, a pesar de que L&oacute;pez Obrador enfrenta la presi&oacute;n de Estados Unidos de no arrastrar los pies en las reformas a favor de los trabajadores, tambi&eacute;n se le advierte que no se mueva demasiado r&aacute;pido en el asunto</strong>. Despu&eacute;s de d&eacute;cadas de gobierno por parte de partidos amigables con los negocios, hay una demanda acumulada entre los trabajadores mexicanos, y la llegada de un presidente m&aacute;s emp&aacute;tico con su causa provoc&oacute; una ola de paros.</p> <p data-count="700" data-wrap="121" style="text-align: justify;">Walmart se encuentra entre las compa&ntilde;&iacute;as que han anunciado un aumento salarial desde que L&oacute;pez Obrador asumi&oacute; el cargo. En marzo, prometi&oacute; un aumento del 5.5 por ciento en el pago promedio a nivel nacional. Walmart menciona que tambi&eacute;n ofrece bonos de productividad a la mayor&iacute;a de los empleados y est&aacute; trabajando para ajustar los contratos de negociaci&oacute;n colectiva para cumplir con la nueva ley laboral que se est&aacute; aprobando. <strong>En la tienda de la Ciudad de M&eacute;xico, el se&ntilde;or Hern&aacute;ndez, quien gana 59 d&oacute;lares por su semana de seis d&iacute;as, dice que a&uacute;n no ha recibido un aumento. La se&ntilde;ora Mart&iacute;nez detalla que los bonos de productividad que recibi&oacute; de la compa&ntilde;&iacute;a ascendieron a diez d&oacute;lares por a&ntilde;o o dos.</strong></p> <p data-count="269" data-wrap="47" style="text-align: justify;"><u>La madre de cuatro hijos de 58 a&ntilde;os podr&iacute;a usar un poco de dinero extra. De hecho, comenta que su esposo contribuye con trabajos espor&aacute;dicos que puede encontrar, como colgar luces de Navidad, pero no en M&eacute;xico. Para conseguir ese trabajo, tuvo que cruzar la frontera.</u></p> <p data-count="269" data-wrap="47" style="text-align: justify;"><u>Fuente: El Financiero.</u></p>