Identifican Arqueólogos restos de barco con esclavos mayas

<p style="text-align: justify;"><span style="font-size:16px;"><strong>Noticias Canal10.- </strong>Arque&oacute;logos mexicanos anunciaron este martes que han identificado los restos de un barco que llevaba a ind&iacute;genas mayas para ser utilizados como esclavos en la d&eacute;cada de 1850, en lo que ser&iacute;a el primer hallazgo de una embarcaci&oacute;n de este tipo.&nbsp;</span></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-size:16px;">El naufragio del barco de vapor cubano fue ubicado en 2017, pero no fue identificado hasta que investigadores del Instituto Nacional de Antropolog&iacute;a e Historia (INAH) inspeccionaron documentos de la &eacute;poca y hallaron que se trataba del nav&iacute;o &ldquo;La Uni&oacute;n&rdquo;.</span></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-size:16px;">El barco fue usado para transportar a mayas capturados durante la rebeli&oacute;n de 1847 a 1901 conocida como &ldquo;La guerra de castas&rdquo; para que laboraran en los campos azucareros en Cuba.</span></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-size:16px;">En esa &eacute;poca la esclavitud era ilegal en M&eacute;xico, pero seg&uacute;n diversos reportes los operadores de ese tipo de nav&iacute;os enga&ntilde;aban a los mayas que hab&iacute;an perdido sus tierras en el conflicto con el fin de que &quot;firmaran&quot; contratos para laborar de empleados, generalmente en Cuba, aunque eran tratados como esclavos.</span></p> <blockquote> <p style="text-align: justify;"><span style="font-size:16px;">&ldquo;La Uni&oacute;n&rdquo; se hallaba en un viaje a La Habana en septiembre de 1861 cuando sus calderas explotaron y se hundi&oacute; frente al entonces importante puerto de Sisal, en el estado de Yucat&aacute;n.</span></p> </blockquote> <p style="text-align: justify;"><u><span style="font-size:16px;">El INAH indico que el reconocimiento se bas&oacute; en los restos f&iacute;sicos del nav&iacute;o de casco de madera, cuyos tablones presentaban rastros de fuego y cuyas calderas explotaron. La ubicaci&oacute;n del naufragio tambi&eacute;n coincide con los recuentos de la &eacute;poca sobre el accidente, en el que murieron la mitad de sus 80 tripulantes y 60 pasajeros.</span></u></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-size:16px;">En octubre de 1860, &ldquo;La Uni&oacute;n&rdquo; fue sorprendido en el vecino estado de Campeche mientras sub&iacute;a a bordo a 29 mayas, incluyendo ni&ntilde;os de apenas siete a&ntilde;os de edad. Aparentemente se evit&oacute; que se llevara a cabo ese viaje, pero evidentemente no evito que el nav&iacute;o continuara con sus operaciones, en las que tambi&eacute;n llevaba fibra de sisal y pasajeros con boleto pagado a Cuba.</span></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-size:16px;">Se desconoce si hab&iacute;a ind&iacute;genas mayas a bordo de la embarcaci&oacute;n en su &uacute;ltimo viaje; los registros no est&aacute;n claros debido a que los mayas probablemente habr&iacute;an sido declarados como cargamento, y no como pasajeros, o porque la embarcaci&oacute;n habr&iacute;a intentado encubrir su presencia.</span></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-size:16px;">La arque&oacute;loga Helena Barba Meinecke recalco que los combatientes mayas que eran capturados frecuentemente eran enviados a Cuba, de donde muchos nunca regresaban.</span></p> <blockquote> <p style="text-align: justify;"><span style="font-size:16px;">&quot;Cada esclavo era vendido hasta por 25 pesos a los intermediarios, y estos pod&iacute;an revenderlos en La Habana hasta por 160 pesos, los hombres, y 120 pesos, las mujeres&rdquo;, dijo.</span></p> </blockquote> <p style="text-align: justify;"><span style="font-size:16px;">Las fibras de sisal y el henequ&eacute;n eran empleados para la fabricaci&oacute;n de sogas y por lo general eran cosechados por mayas que trabajaban en condici&oacute;n de servidumbre en enormes plant&iacute;os.</span></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-size:16px;">Los mayas protagonizaron uno de los &uacute;ltimos levantamientos ind&iacute;genas de Am&eacute;rica del Norte en la pen&iacute;nsula de Yucat&aacute;n en 1847, luchando contra el dominio de blancos, criollos y mestizos que los explotaban. El gobierno mexicano combati&oacute; la sangrienta rebeli&oacute;n con una brutal represi&oacute;n, pero no logr&oacute; acabar con la resistencia hasta 1901.</span></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-size:16px;">El nav&iacute;o fue hallado a unos 3,7 kil&oacute;metros (2 millas) del puerto de Sisal, a unos siete metros (22 pies) de profundidad, despu&eacute;s de que pescadores locales guiaran a los arque&oacute;logos hasta el sitio del naufragio.</span></p> <p style="text-align: justify;"><span style="font-size:16px;">Algunos barcos que trasladaban esclavos africanos han sido encontrados en costas de Estados Unidos y otras partes del mundo, pero hasta el momento no se hab&iacute;a identificado a ning&uacute;n nav&iacute;o que soliera transportar esclavos mayas.</span></p> <p style="text-align: justify;">&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;"><strong><span style="font-size:16px;">Fuente: El Financiero&nbsp;</span></strong></p>