<p>&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Playa del Carmen, Q. Roo.- </strong>Administraciones van y vienen, pero ninguna le ha metido real mantenimiento a uno de los accesos m&aacute;s transitado para llegar a una playa p&uacute;blica. Se trata del largo corredor que hace muchos ayeres fuera de adoqu&iacute;n, aproximadamente medio kil&oacute;metro de un devastado camino, para llegar a<strong> Punta Esmeralda.</strong></p> <p style="text-align: justify;">Balneario enclavado en la frontera entre las populares colonias <strong>Colosio</strong> y<strong> Nicte Ha,</strong> de Playa del Carmen, preferido principalmente por la poblaci&oacute;n local, que la atiborran cada fin de semana, y en donde entre el divertimento familiar asoma, de vez en vez, una que otra bronca, al calor de la mala copa.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Ahora con las recientes lluvias, este acceso a una de las dos playas inclusivas que hay en este destino, se llen&oacute; aun m&aacute;s de baches en los que hay que ir despacio, porque unos son profundos y dificultan el acceso tanto a pie como en veh&iacute;culo.</strong></p>