Nueve mujeres denunciaron a Plácido Domingo por acoso sexual

<p style="text-align: justify;"><strong>Noticias Canal 10.-&nbsp;</strong>Durante d&eacute;cadas, Pl&aacute;cido Domingo, uno de los hombres m&aacute;s poderosos y elogiados en el mundo de la &oacute;pera, <strong>ha intentado presionar a mujeres para que entablaran relaciones sexuales con &eacute;l, </strong>prometiendo empleos y en ocasiones tomando represalias contra las carreras de las mujeres que rechazaban sus proposiciones, seg&uacute;n dijeron a <em>The Associated Press</em> numerosas acusadoras.</p> <p style="text-align: justify;">Domingo,<strong> considerado como uno de los mejores cantantes de &oacute;pera de todos los tiempos</strong>, es tambi&eacute;n un prol&iacute;fico director de orquesta y director de la &Oacute;pera de Los &Aacute;ngeles. Ganador de varios premios Grammy, es una figura muy respetada en su exclusivo mundo, descrito por compa&ntilde;eros como un hombre de prodigioso encanto y energ&iacute;a que trabaja sin descanso para promocionar su rama art&iacute;stica.</p> <p style="text-align: justify;">Sin embargo, <strong>sus acusadoras y otras personas de la industria dicen que hay un lado problem&aacute;tico de Domingo</strong>, de 78 a&ntilde;os, un secreto a voces desde hace tiempo en el mundo de la &oacute;pera.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Secreto conocido en el mundo de la &oacute;pera</strong></p> <p style="text-align: justify;">Ocho cantantes y una bailarina <strong>dijeron a AP que sufrieron acoso sexual del superastro espa&ntilde;ol</strong>, que lleva d&eacute;cadas casado, en encuentros a lo largo de tres d&eacute;cadas a partir finales de la d&eacute;cada de 1980, en ocasiones en compa&ntilde;&iacute;as de &oacute;pera en las que &eacute;l ocupaba puestos de alta direcci&oacute;n.</p> <p style="text-align: justify;">Una acusadora dijo que Domingo <strong>meti&oacute; la mano dentro de su falda</strong>, y otras tres dijeron que <strong>forz&oacute; besos h&uacute;medos en la boca</strong> en un vestuario, una habitaci&oacute;n de hotel y una cena de trabajo.</p> <p style="text-align: justify;">&quot;Una&nbsp;cena de trabajo no es rara&quot;, dijo una de las cantantes. &quot;<strong>Que alguien intente agarrarte la mano durante una cena de trabajo es raro</strong>, o que te ponga la mano en la rodilla es un poco raro<strong>.</strong> Siempre te estaba tocando de alguna manera, y <strong>siempre bes&aacute;ndote</strong>&quot;.</p> <p style="text-align: justify;">Adem&aacute;s de las nueve acusadoras, otra media docena de mujeres dijo a AP que las proposiciones sexuales de Domingo les hicieron sentir inc&oacute;modas. Una cantante dijo que le pidi&oacute; varias veces salir en una cita tras contratarla para cantar una serie de conciertos con &eacute;l en la d&eacute;cada de 1990.</p> <p style="text-align: justify;">AP tambi&eacute;n habl&oacute; con casi tres docenas de otros cantantes, bailarines, m&uacute;sicos de orquesta, personal t&eacute;cnico, maestros de canto y administradores, <strong>que dijeron haber presenciado comportamiento inapropiado de &iacute;ndole sexual por parte de Domingo</strong>, y que persegu&iacute;a a mujeres m&aacute;s j&oacute;venes con impunidad.</p> <p style="text-align: justify;">Domingo no respondi&oacute; a preguntas detalladas de AP sobre incidentes concretos, pero emiti&oacute; un comunicado en respuesta.</p> <p style="text-align: justify;">&quot;Las acusaciones de estas personas no identificadas, que se remontan hasta 30 a&ntilde;os, son profundamente preocupante<strong>s</strong>, e inexactas tal como se describen<strong>&quot;</strong>, indic&oacute;.</p> <p style="text-align: justify;">&quot;Aun as&iacute;, <strong>es doloroso saber que puedo haber molestado a alguien o haberles hecho sentir inc&oacute;modas,</strong> sin importar cu&aacute;nto tiempo haya pasado y pese a mis mejores intenciones. Yo cre&iacute;a que todas mis interacciones y relaciones fueron siempre bienvenidas y consensuadas. La gente que me conoce o ha trabajado conmigo sabe que no soy alguien que da&ntilde;e, ofenda o averg&uuml;ence a nadie a prop&oacute;sito&quot;, a&ntilde;adi&oacute;.</p> <p style="text-align: justify;">&quot;Sin embargo, reconozco que <strong>las normas y est&aacute;ndares por los que se nos mide hoy&nbsp; -como debe ser- son muy diferentes de lo que eran en el pasado</strong>. He tenido la bendici&oacute;n y el privilegio de haber tenido una carrera de m&aacute;s de 50 a&ntilde;os en la &oacute;pera y me atendr&eacute; a los est&aacute;ndares m&aacute;s altos&quot;.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Siete de las nueve acusadoras dijeron a AP que sintieron que sus carreras se vieron perjudicadas tras rechazar las proposiciones de Domingo</strong>, y algunas se&ntilde;alaron que se les prometieron papeles que nunca se concretaron. Varias dijeron que aunque trabajaron con otras compa&ntilde;&iacute;as, nunca volvieron a ser contratadas para trabajar con &eacute;l.</p> <p style="text-align: justify;">Solo una de las nueve mujeres acept&oacute; ser identificada: <strong>Patricia Wulf</strong>, una mezzosoprano que cant&oacute; con Domingo en la &Oacute;pera de Washington. Las dem&aacute;s solicitaron anonimato, indicando que o bien siguen trabajando en el sector y temen represalias o temen ser humilladas e incluso acosadas p&uacute;blicamente.</p> <p style="text-align: justify;">Los testimonios de las acusadoras <strong>muestran patrones muy similares de comportamiento</strong>, en los que Domingo contactaba con ellas de forma persistente -a menudo, llamando repetidas veces a su casa por la noche-, expresaba inter&eacute;s en sus carreras y las instaba a reunirse con &eacute;l en privado con el pretexto de ofrecerles consejo profesional.</p> <p style="text-align: justify;">Ninguna de ellas pudo ofrecer documentaci&oacute;n como mensajes telef&oacute;nicos, pero AP habl&oacute; con muchos colegas y amigos a los que hab&iacute;an hablado del tema. Adem&aacute;s, AP verific&oacute; de forma independiente que las mujeres trabajaban donde dijeron y que Domingo coincidi&oacute; con ellas en esos lugares.</p> <p style="text-align: justify;">Dos de las mujeres dijeron haber cedido brevemente a las proposiciones de Domingo al<strong> creer que no deb&iacute;an poner en peligro sus carreras rechazando al hombre m&aacute;s poderoso de su profesi&oacute;n</strong>.</p> <p style="text-align: justify;">Una de ellas dijo haber tenido relaciones sexuales con &eacute;l dos veces, incluida una en el hotel Biltmore de Los &Aacute;ngeles. Cuando Domingo fue para una actuaci&oacute;n, se&ntilde;al&oacute; la mujer, dej&oacute; 10 d&oacute;lares en la mesilla de noche y dijo &quot;<strong>No quiero que te sientas como una prostituta, pero tampoco quiero que tengas que pagar por estacionar</strong>&quot;.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Inspiradas por el movimiento #Metoo</strong></p> <p style="text-align: justify;">Las mujeres que hicieron las acusaciones -que dijeron haberse sentido animadas a hablar por el movimiento <strong>#MeToo</strong>&ndash; eran en su mayor&iacute;a j&oacute;venes y estaban iniciando sus carreras.</p> <p style="text-align: justify;">Varias dijeron haber tomado medidas extremas para evitar a Domingo, <strong>como pedir a colegas que se permanecieran junto a ellas mientras trabajaban o no responder llamadas a su casa</strong>.</p> <p style="text-align: justify;">Una cantante que est&aacute; entre las acusadoras ten&iacute;a 23 a&ntilde;os y actuaba en el coro de la &Oacute;pera de Los &Aacute;ngeles cuando conoci&oacute; al superastro en 1988. Dijo que recordaba haberse limpiado la saliva de la cara tras un torpe y h&uacute;medo beso en el escenario, tras el que le susurr&oacute; &quot;<strong>Ojal&aacute; no estuvi&eacute;ramos en el escenario</strong>&quot;.</p> <p style="text-align: justify;">Domingo empez&oacute; a llamarla a casa a menudo, aunque ella no le hab&iacute;a dado su n&uacute;mero. &quot;<strong>Dec&iacute;a cosas como &#39;Ven a mi apartamento. Cantaremos unas arias. Te asesorar&eacute;. Me encantar&iacute;a escuchar lo que puedes hacer para una audici&oacute;n&#39;</strong>&quot;, dijo.</p> <p style="text-align: justify;">Cada vez que volvi&oacute; a Los &Aacute;ngeles durante tres a&ntilde;os, se&ntilde;al&oacute;, la hizo sentir inc&oacute;moda por sus muestras de afecto, rodeando su cintura con el brazo o bes&aacute;ndola en la mejilla demasiado cerca de la boca. <strong>Entraba en su camerino sin ser invitado, se&ntilde;al&oacute;, con lo que ella supuso que pretend&iacute;a verla sin ropa.</strong></p> <p style="text-align: justify;">La mezzosoprano dijo haberse esforzado por evitar quedar a solas con &eacute;l al tiempo que evitaba que se sintiera insultado. Pero &eacute;l no capt&oacute; la indirecta, se&ntilde;al&oacute;.</p> <p style="text-align: justify;">Una noche acept&oacute; reunirse con Domingo en torno a las 23:00 &quot;y entonces tuve todo un ataque de p&aacute;nico. Alucin&eacute;, y dej&eacute; de contestar al tel&eacute;fono. &Eacute;l llen&oacute; el contestador, llamando hasta las 3:30 de la ma&ntilde;ana&quot;.</p> <p style="text-align: justify;">En 1991, se&ntilde;al&oacute;, &quot;<strong>Finalmente ced&iacute; y me acost&eacute; con &eacute;l. Me qued&eacute; sin excusas. Era como &#39;De acuerdo, supongo que esto es lo que tengo que hacer&#39;</strong>&quot;.</p> <p style="text-align: justify;">La mujer dijo haber tenido relaciones sexuales con Domingo en dos ocasiones, una en el apartamento de &eacute;l en Los &Aacute;ngeles y en el hotel Biltmore, donde dej&oacute; el dinero en la mesilla.</p> <p style="text-align: justify;">Otra joven cantante en la Opera de Los &Aacute;ngeles, donde Domingo hab&iacute;a sido designado como nuevo director art&iacute;stico, dijo que empez&oacute; a llamarla a su casa inmediatamente despu&eacute;s de conocerla en un ensayo en 1988.</p> <p style="text-align: justify;">&quot;Dec&iacute;a &#39;Voy a hablarte como el futuro director art&iacute;stico de la compa&ntilde;&iacute;a&#39; y hablaba de posibles papeles&quot;, coment&oacute;. &quot;Entonces bajaba el tono de voz y dec&iacute;a &#39;<strong>Ahora voy a hablarte como Pl&aacute;cido</strong>&#39;&quot;, y le ped&iacute;a que quedara con &eacute;l para beber algo, para ver una pel&iacute;cula, para ir a su apartamento para que &eacute;l pudiera prepararle un desayuno.</p> <p style="text-align: justify;">Durante una de sus frecuentes visitas al camerino de ella, Domingo admir&oacute; su ropa, se inclin&oacute; para besarla en las mejillas y <strong>coloc&oacute; una mano en un lateral de su pecho</strong>, record&oacute;.</p> <p style="text-align: justify;">La cantante, que ten&iacute;a 27 a&ntilde;os y estaba empezando su carrera, dijo haberse sentido atrapada. &quot;<strong>Estaba totalmente intimidada y sent&iacute; que decirle no a &eacute;l ser&iacute;a como decirle no a Dios. &iquest;C&oacute;mo le dices que no a Dios?</strong>&quot;, dijo.</p> <p style="text-align: justify;">Las llamadas continuaron, y ella dej&oacute; de&nbsp;contestar el tel&eacute;fono. En persona le daba excusas, se&ntilde;al&oacute;. Estaba ocupada, estaba cansada, estaba casada. Al final, se rindi&oacute; a &quot;una sensaci&oacute;n de cat&aacute;strofe inminente&quot;, de que &quot;<strong>no iba a tener una carrera en la &oacute;pera si no ced&iacute;a</strong>&quot;.</p> <p style="text-align: justify;">Dijo haber ido a su apartamento, donde practicaron &quot;tocamientos&quot; y &quot;manoseos&quot;. En los d&iacute;as y semanas posteriores, se&ntilde;al&oacute;, Domingo la llam&oacute; muchas veces. &quot;<strong>Me sent&iacute; como una presa. Me sent&iacute; como si me estuviera cazando</strong>&quot;, dijo.</p> <p style="text-align: justify;">La cantante dijo que una vez Domingo tom&oacute; el control de las decisiones de reparto en la &Oacute;pera de Los &Aacute;ngeles en 2000,<strong> nunca volvi&oacute; a contratarla</strong>.</p> <p style="text-align: justify;">Otra cantante que trabajaba en Los &Aacute;ngeles a mediados de la d&eacute;cada de 2000 dijo a AP que <strong>ya conoc&iacute;a la reputaci&oacute;n de Domingo cuando mostr&oacute; un gran inter&eacute;s en su carrera</strong>, y se asegur&oacute; de tener siempre una excusa para marcharse justo despu&eacute;s de trabajar.</p> <p style="text-align: justify;">Sin embargo, una noche tras el ensayo la tom&oacute; por sorpresa al preguntarle si pod&iacute;a llevarlo a casa, lo que le pareci&oacute; &quot;<strong>rid&iacute;culo. &iquest;Por qu&eacute; no iba a tener Pl&aacute;cido Domingo c&oacute;mo llegar a su casa? Pero, &iquest;qu&eacute; iba a hacer?</strong>&quot;.</p> <p style="text-align: justify;">En el auto, se&ntilde;al&oacute;, le puso la mano en la pierna, le dijo que estacionara cerca de su edificio y entonces &quot;<strong>se inclin&oacute; e intent&oacute; besarme</strong>&quot;. La invit&oacute; a subir, lo que ella evit&oacute; diciendo que ten&iacute;a otros planes.</p> <p style="text-align: justify;">Varias semanas m&aacute;s tarde, se&ntilde;al&oacute;, Domingo se le acerc&oacute; una noche que sab&iacute;a que ten&iacute;a trabajo hasta tarde y la invit&oacute; a su apartamento para repasar un aria.</p> <p style="text-align: justify;">Ella fue, se&ntilde;al&oacute;, porque &quot;<strong>sent&iacute; que hab&iacute;a alargado esto y le hab&iacute;a evitado durante seis semanas</strong>,<strong> y es Pl&aacute;cido, y es mi jefe y me est&aacute; ofreciendo trabajar conmigo en este papel</strong>&quot;.</p> <p style="text-align: justify;">Tras servir dos copas de vino, se&ntilde;al&oacute;, &quot;se sent&oacute; en el piano de cola y s&iacute; que cantamos esa aria, y trabajamos en ella. Y me dio consejos y me hizo muchos elogios&quot;.</p> <p style="text-align: justify;">Pero entonces, se&ntilde;al&oacute;, &quot;<strong>Cuando terminamos, se puso de pie y meti&oacute; la mano en mi falda, y ah&iacute; fue cuando tuve que salir de ah&iacute;</strong>&quot;.</p> <p style="text-align: justify;">&quot;Me fui a casa y estaba aterrada de volver a trabajar&quot;, dijo. &quot;<strong>Estuve paralizada de terror todo ese contrato</strong>&quot;.</p> <p style="text-align: justify;">Desde entonces ha cantado en la &Oacute;pera Metropolitana de Nueva York, la &Oacute;pera de San Francisco y otros lugares, pero nunca ha vuelto a ser contratada para cantar en la &Oacute;pera de Los &Aacute;ngeles o con Domingo.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Patrcia Wulff</strong></p> <p style="text-align: justify;">En la &Oacute;pera de Washington, donde Domingo fue director art&iacute;stico y despu&eacute;s director general durante 15 a&ntilde;os, la mezzosoprano <strong>Patricia Wulf</strong> dijo que el astro le susurraba la misma pregunta noche tras noche.</p> <p style="text-align: justify;">&quot;Cada vez que bajaba del escenario, estaba entre bambalinas esper&aacute;ndome&quot;, dijo. &quot;Se pegaba a m&iacute;, todo lo cerca que pod&iacute;a, pon&iacute;a su cara directamente junto a la m&iacute;a, bajaba el tono de voz y dec&iacute;a, <strong>&#39;Patricia, &iquest;tienes que irte a casa esta noche?</strong>&#39;&quot;. Ella lo rechazaba, pero Domingo no cesaba en sus proposiciones, se&ntilde;al&oacute;.</p> <p style="text-align: justify;">Lleg&oacute; un momento, dijo Wulf, en el que intentaba esconderse de &eacute;l tras un pilar. Tambi&eacute;n se escond&iacute;a en su camerino y asomaba la cabeza para asegurarse de que no estaba en el pasillo para marcharse.&nbsp;&quot;<strong>En cuando te apartas y sales, piensas &#39;&iquest;Acabo de arruinar mi carrera?&#39; y as&iacute; fue durante toda la producci&oacute;n</strong>&quot;.</p> <p style="text-align: justify;">Una bailarina que trabaj&oacute; con el astro en varias ciudades dijo que de forma intermitente durante aproximadamente diez a&ntilde;os en la d&eacute;cada de 1990, recibi&oacute; llamadas insinuantes de Domingo, que dejaba expl&iacute;citos mensaje que ella escuchaba perpleja con su marido.</p> <p style="text-align: justify;">Domingo le ped&iacute;a que quedara con &eacute;l en lugares como su habitaci&oacute;n de hotel. Ella dijo que solo se reuni&oacute; con &eacute;l para comer, siempre planteado como una comida de trabajo. Sin embargo, se&ntilde;al&oacute;, las manos d Domingo acaban en su rodilla, o la tomaba de la mano, o la besaba en la mejilla de una forma que la hac&iacute;a sentir inc&oacute;moda.</p> <p style="text-align: justify;">La bailarina dijo que sol&iacute;a comentar el tema con su esposo, pregunt&aacute;ndose: &quot;&iquest;Entiende el riesgo en el que me pone, que podr&iacute;a arruinar mi matrimonio, arruinar mi trabajo?&quot;.</p> <p style="text-align: justify;">&quot;<strong>Cuando trabajas para el hombre m&aacute;s poderoso en la &oacute;pera, intentas seguirle el juego</strong>&quot;, dijo.</p> <p style="text-align: justify;">Una tarde, cuando trabajaban juntos en la &Oacute;pera de Washington, Domingo le pidi&oacute; que comiera con &eacute;l en el restaurante de su hotel para hablar de trabajo, se&ntilde;al&oacute;. Al terminar la comida, dijo que ten&iacute;a que pasar por su habitaci&oacute;n antes de que fueran caminando al ensayo.</p> <p style="text-align: justify;">&quot;<strong>Me llev&oacute; a su habitaci&oacute;n, se supon&iacute;a que para coger sus cosas, y me invit&oacute; a entrar&quot;, dijo. &quot;Y empez&oacute; a abrazarme y besarme&quot;</strong>. Ella dijo que le apart&oacute; e insisti&oacute; en que ten&iacute;a que llegar al ensayo.</p> <p style="text-align: justify;">&quot;Cuando estuvo claro que no iba a acostarme con &eacute;l, simplemente me acompa&ntilde;&oacute; al ascensor y volvi&oacute; a su habitaci&oacute;n&quot;, dijo. &quot;S<strong>e abrieron las puertas del ascensor y me derrumb&eacute;. Simplemente me qued&eacute; en el suelo del ascensor, sudando sin parar</strong>&quot;.</p> <p style="text-align: justify;">Un exadministrador de &oacute;pera dijo haber sabido durante a&ntilde;os que Domingo estaba<em> &quot;<strong>persiguiendo constantemente</strong>&quot; </em>a la bailarina. Y un director amigo de la artista dijo que recordaba c&oacute;mo despu&eacute;s de <strong><em>&quot;decirle no a Domingo, se vio apartada durante varios a&ntilde;os&quot;.</em></strong></p> <p style="text-align: justify;">Tras el incidente en el hotel, la bailarina dijo que no trabaj&oacute; con el astro en varios a&ntilde;os.</p> <blockquote> <p style="text-align: justify;">&quot;<strong>Hubo a&ntilde;os en los que estaba destrozada por eso y asustada de que no volver&iacute;an a contratarme</strong>&quot;, dijo la bailarina. Al final, se&ntilde;al&oacute;, &quot;volv&iacute; a tener su visto bueno&quot;.</p> </blockquote> <blockquote> <p style="text-align: justify;"><strong>&quot;Lo que hizo est&aacute; mal&quot;, dijo. &quot;Utiliz&oacute; su poder, acech&oacute; a mujeres, puso a mujeres en posiciones vulnerables. Hay gente que se ha quedado fuera del negocio y se ha visto expulsada solo por someterse o no someterse a &eacute;l&quot;.</strong></p> </blockquote> <p style="text-align: justify;"><u>Fuente: Infobae.</u>&nbsp;</p>