<p><span style="font-family: 'Droid Sans', Oswald, 'Helvetica Neue', Helvetica, Helvetica, Arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;">Llevo d&iacute;as pensando en la obscena lista de los ex gobernadores y altos funcionarios casi todos priistas (aunque tambi&eacute;n los otros partidos aportan su cubo de basura) que hoy est&aacute;n pr&oacute;fugos de la justicia, con una orden de aprehensi&oacute;n o en la c&aacute;rcel gozando de comodidades VIP con los mejores servicios incluidos. Pr&aacute;cticamente todos los casos tienen algo en com&uacute;n: las esposas, sus mujeres, esas que eligieron a Tom&aacute;s Yarrington a Javier Duarte o a Roberto Borge como el hombre del que s&oacute;lo la muerte las separar&iacute;a, hoy est&aacute;n libres, fuera de M&eacute;xico y derrochando una fortuna que se aliment&oacute; del erario p&uacute;blico y, por m&aacute;s fatalista que suene, tambi&eacute;n de los miles de muertos que la guerra del narco pol&iacute;tico ha provocado.</span><br style="box-sizing: border-box; font-family: 'Droid Sans', Oswald, 'Helvetica Neue', Helvetica, Helvetica, Arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;" /><span style="font-family: 'Droid Sans', Oswald, 'Helvetica Neue', Helvetica, Helvetica, Arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;">Pero es dif&iacute;cil imaginar, por ejemplo, que una persona, luego de cinco, diez o veinte a&ntilde;os casada con otra, no sepa qui&eacute;n es ese ser humano con el que comparte la cama, las ma&ntilde;anas, la crianza de los hijos, las situaciones m&aacute;s pedestres y tambi&eacute;n las m&aacute;s complejas de la existencia. </span></p> <p><span style="font-family: 'Droid Sans', Oswald, 'Helvetica Neue', Helvetica, Helvetica, Arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;">Estas mujeres se refugian en Londres , Francia, o en Miami, se distraen saliendo de compras en Houston y un fara&oacute;nico etc&eacute;tera que hace arder la sangre de quien tenga sangre en las venas y comprenda lo indignante que resulta que en un pa&iacute;s como este, con m&aacute;s de cincuenta millones de mexicanos en situaci&oacute;n de pobreza (patrimonial, extrema, alimentaria); esa dinast&iacute;a de pol&iacute;ticos saqueadores y ladrones, luego de hacer sus cuentas, calculen que salen ganando incluso si se entregan o se dejan atrapar pues de cualquier manera, despu&eacute;s de diez o quince a&ntilde;os estar&aacute;n libres y sus familias disfrutar&aacute;n de una fortuna asegurada por generaciones.</span></p> <p><br style="box-sizing: border-box; font-family: 'Droid Sans', Oswald, 'Helvetica Neue', Helvetica, Helvetica, Arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;" /><strong><span style="font-family: 'Droid Sans', Oswald, 'Helvetica Neue', Helvetica, Helvetica, Arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;">Y vuelvo al punto: s&iacute;, puede que en las averiguaciones previas y en los desahogos de pruebas de los casos sean ellos los responsables, pero desde una perspectiva &eacute;tica, es una chingadera de igual tama&ntilde;o ser Javier Duarte que ser la esposa de Javier Duarte o ser Roberto Borge que la esposa de Roberto Borge. &iquest;Qu&eacute; piensan estas mujeres? &iquest;Qu&eacute; explicaci&oacute;n se dan a s&iacute; mismas para poder dormir en paz? &iquest;Por cu&aacute;ntos millones de d&oacute;lares se vende no s&oacute;lo el alma propia sino tambi&eacute;n la de tus hijos cuando sabes que sus lujos vienen de una espesa corrupci&oacute;n que incluye cr&iacute;menes sanguinarios?</span></strong></p> <p><br style="box-sizing: border-box; font-family: 'Droid Sans', Oswald, 'Helvetica Neue', Helvetica, Helvetica, Arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;" /><span style="font-family: 'Droid Sans', Oswald, 'Helvetica Neue', Helvetica, Helvetica, Arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;">Una vez que somos adultos, siempre sabemos, intuimos, vemos se&ntilde;ales, aunque a veces las dejemos pasar de largo. Desde luego es mejor creer en la inocencia (sobre todo en la propia) porque asumir responsabilidad de todo lo que hacemos sin poder argumentar &ldquo;yo no sab&iacute;a&rdquo;, es aterrador. Parafraseando el dicho popular: detr&aacute;s de cada hombre corrupto, siempre hay una esposa c&oacute;mplice.</span></p>