<p style="text-align: justify;">En la alternancia pol&iacute;tica, el transfuguismo es parte de la forma de hacer pol&iacute;tica: cambiarse de partido ofrece la posibilidad de ganar el poder. La deslealtad o la disidencia partidistas comenzaron a ser rentables: presentarse con otras siglas a las elecciones y romper con el viejo r&eacute;gimen que los form&oacute;, fue y es para muchos atractivos, tanto por el triunfo electoral como por la necesidad de canalizar su oposici&oacute;n. Los tr&aacute;nsfugas, principalmente priistas, han contribuido al cambio pol&iacute;tico desde las &uacute;ltimas d&eacute;cadas del siglo XX a la fecha.</p> <p style="text-align: justify;">Hoy en d&iacute;a, el &lsquo;transfuguismo&rsquo; pol&iacute;tico va de la mano con otra praxis pol&iacute;tico-electoral muy mexicana: el &lsquo;chapulinazgo&rsquo;, en los pr&oacute;ximos comicios veremos una mezcolanza de militantes tr&aacute;nsfugas y chapulines pol&iacute;ticos. En nuestro pa&iacute;s, el c&iacute;nico pragmatismo de los actores pol&iacute;ticos ha borrado la l&iacute;nea ideol&oacute;gica entre la izquierda y la derecha. Durante las &uacute;ltimas semanas, hemos sido testigos de la desbandada de cientos de militantes tr&aacute;nsfugas que buscan, desesperadamente y sin pudor alguno, convertirse en candidatos de otros partidos pol&iacute;ticos, con el solo af&aacute;n de ocupar otro cargo p&uacute;blico.</p> <p style="text-align: justify;">Ejemplos en Quintana Roo abundan, entre otros, el caso de la ex delegada de Sedesol Marisol Villegas (panista perredista, priista) y se habla de una posible negociaci&oacute;n para contender por la presidencia municipal de Solidaridad por la alianza Morena-PES-PT, del aun diputado federal priista Jos&eacute; Luis &ldquo;Chanito&rdquo; Toledo, la primera ya logro una postulaci&oacute;n por Morena. El partido pol&iacute;tico m&aacute;s beneficiado con el &lsquo;boom&rsquo; de militantes tr&aacute;nsfugas. Algunos afirman que mientras AMLO siga arriba de las encuestas, no se descarta el arribo de m&aacute;s tr&aacute;nsfugas al partido.</p> <p style="text-align: justify;">Los partidos pol&iacute;ticos deber&iacute;an presentar candidatos serios, estables ideol&oacute;gicamente hablando, para que lleven a buen puerto la plataforma de sus partidos, pues no se deben prestar a que existan entre ellos estos cambios oportunistas, que al final no permitan consolidar el plan de un determinado partido. La historia pol&iacute;tica de M&eacute;xico est&aacute; plagada de militantes tr&aacute;nsfugas. Tan cierto es que hasta la sabidur&iacute;a popular lo reconoce a trav&eacute;s de un refr&aacute;n: &ldquo;La militancia dura hasta que las candidaturas alcancen&rdquo;. Como una plaga, en cada elecci&oacute;n aparecen cientos de &lsquo;tr&aacute;nsfugas&rsquo; y de &lsquo;chapulines&rsquo;. prueba de ello son los panistas que ahora compiten al lado de partidos que avalan el aborto; priistas que reniegan de imposiciones, y perredistas que se van con su primo: Morena. Yo me pregunto: &iquest;Existir&aacute; un insecticida anti chapulines tr&aacute;nsfugas?</p>