La 'resurrección' de Pemex va de la mano de AMLO

<p data-count="217" data-wrap="36" style="text-align: justify;"><strong>Noticias Canal 10.-&nbsp;</strong>En la peque&ntilde;a oficina del hotel que su familia administra en Poza Rica, Guillermo Salinas <strong>recuerda c&oacute;mo se derrumbaron los sue&ntilde;os petroleros de M&eacute;xico, junto a muchas de sus propias esperanzas de un futuro mejor.</strong></p> <p data-count="418" data-wrap="70" style="text-align: justify;">El aire huele a cloro, aunque ya casi nadie usa la alberca de mosaicos azules. En este d&iacute;a h&uacute;medo de septiembre, algunos de los pocos hu&eacute;spedes en el anta&ntilde;o boyante Hotel Salinas son una docena de polic&iacute;as federales enviados al &aacute;rea para proteger los ductos de la orde&ntilde;a. Tener a los federales de clientes es una suerte contradictoria: verlos en el vest&iacute;bulo con rifles<strong>&nbsp;no ayuda exactamente a atraer turistas.</strong></p> <p data-count="322" data-wrap="49" style="text-align: justify;">Pero hoy cualquier cliente que paga es bienvenido. Poza Rica se encuentra en el borde de la cuenca petrolera de Chicontepec. Hace una d&eacute;cada, Petr&oacute;leos Mexicanos invert&iacute;a miles de millones de d&oacute;lares en ella. Salinas y otros empresarios se aprestaron a abrir restaurantes, hoteles y negocios de servicios petroleros.</p> <p data-count="248" data-wrap="43" style="text-align: justify;">Se supon&iacute;a que Poza Rica iba a ser una ciudad floreciente,&nbsp;<strong>pero ahora es m&aacute;s una superviviente</strong>. El desempleo es rampante, incluso algunos carteles de la droga que alguna vez aterrorizaron a la ciudad se han ido porque all&iacute; ya no ganaban dinero.</p> <p data-count="298" data-wrap="43" style="text-align: justify;">Como muchos mexicanos, Salinas se siente decepcionado. &ldquo;<em><strong>El Gobierno nos dijo que nos prepar&aacute;ramos creando nuevas infraestructuras y servicios para Pemex&rdquo;</strong></em>, cuenta.<strong><em> &ldquo;Eso no dur&oacute;, y ahora se ha detenido mucha inversi&oacute;n. Muchos de nosotros en el negocio hotelero estamos luchando para sobrevivir&rdquo;.</em></strong></p> <p data-count="308" data-wrap="50" style="text-align: justify;">Lo mismo podr&iacute;a decirse de Petr&oacute;leos Mexicanos (Pemex). Las calificadoras han sonado la alarma sobre la compa&ntilde;&iacute;a petrolera m&aacute;s endeudada del mundo y una ya rebaj&oacute; sus bonos a basura de alto rendimiento. El mayor riesgo de todos es que las tribulaciones de Pemex arrastren consigo a la econom&iacute;a mexicana.</p> <p data-count="309" data-wrap="51" style="text-align: justify;">Cualquier esperanza de prevenir eso y revitalizar lugares como Poza Rica ahora recae en<strong>&nbsp;el presidente Andr&eacute;s Manuel L&oacute;pez Obrador</strong>, quien prometi&oacute; devolver a Pemex a&nbsp;<strong>sus d&iacute;as de gloria</strong>. AMLO ha colocado a la petrolera en el centro de sus ambiciones de romper con tres d&eacute;cadas de pol&iacute;ticas neoliberales.</p> <p data-count="469" data-wrap="78" style="text-align: justify;">Pemex ahora carga con un mandato que parece m&aacute;s un programa de creaci&oacute;n de empleo, incluida la construcci&oacute;n de una refiner&iacute;a en Tabasco, que la mayor&iacute;a de los analistas de la industria dicen que no es necesaria. Esta receta populista para salvar a Pemex, cuya deuda supera los 100 mil millones de d&oacute;lares,&nbsp;<strong>es precisamente lo que inquieta a las calificadoras</strong>. <strong>Las oficinas de prensa de Pemex y de L&oacute;pez Obrador no respondieron a las solicitudes de comentarios.</strong></p> <p data-count="237" data-wrap="36" style="text-align: justify;">En retrospectiva, parece claro que el presidente siempre camin&oacute; en esta direcci&oacute;n. Al inicio de su administraci&oacute;n, Pemex agreg&oacute; el lema:&nbsp;<strong><em>&ldquo;Por el rescate de la soberan&iacute;a</em>&rdquo;</strong>, para que nadie la confundiera con una petrolera convencional.</p> <p data-count="48" data-wrap="9" style="text-align: justify;">Y ah&iacute; es donde comenzaron los problemas de AMLO.</p> <p data-count="221" data-wrap="39" style="text-align: justify;">Cuando lleg&oacute; a la presidencia, L&oacute;pez Obrador parec&iacute;a tener al menos la buena fe de revitalizar a Pemex. Como hijo de la cuenca petrolera del Golfo: pas&oacute; sus primeros a&ntilde;os en Tepetit&aacute;n, un pueblo con un par de pozos.</p> <p data-count="279" data-wrap="53" style="text-align: justify;">Pero el Pemex de la infancia de AMLO era mucho m&aacute;s exitoso que el de hoy. En 1953, el a&ntilde;o en que &eacute;l naci&oacute;, la industria petrolera estaba en auge en Tabasco. A nivel nacional, la producci&oacute;n casi se hab&iacute;a duplicado en los 15 a&ntilde;os previos.&nbsp;<strong>Para 1968 se hab&iacute;a duplicado de nuevo</strong>.</p> <p data-count="465" data-wrap="77" style="text-align: justify;">Siempre hubo, sin embargo, la preocupaci&oacute;n de que esa riqueza no llegaba a los mexicanos m&aacute;s pobres. AMLO, que hab&iacute;a trabajado como bur&oacute;crata y profesor, se aferr&oacute; a esa ira cuando comenz&oacute; su carrera pol&iacute;tica. Despu&eacute;s de perder una controvertida elecci&oacute;n en 1994 a la gubernatura de Tabasco,&nbsp;<strong>se uni&oacute; a activistas que tomaron los pozos de Pemex</strong>&nbsp;y salt&oacute; a la fama cuando apareci&oacute; en televisi&oacute;n cubierto de sangre despu&eacute;s de un enfrentamiento con la polic&iacute;a.</p> <p data-count="371" data-wrap="57" style="text-align: justify;">En 2000, cuando fue electo jefe de Gobierno de la Ciudad de M&eacute;xico, AMLO se posicion&oacute; como un izquierdista pragm&aacute;tico. Mientras ampliaba los programas sociales para personas mayores, madres solteras y discapacitados, tambi&eacute;n estuvo dispuesto a trabajar con Carlos Slim en proyectos de desarrollo y el exalcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, en el combate al crimen.</p> <p data-count="432" data-wrap="69" style="text-align: justify;">AMLO us&oacute; el cargo como plataforma de lanzamiento, postul&aacute;ndose a la presidencia en 2006 con una agenda que inclu&iacute;a proteger a Pemex de lo que ve&iacute;a&nbsp;<strong>como un intento de privatizaci&oacute;n</strong>. Seg&uacute;n el conteo oficial, perdi&oacute; ante Felipe Calder&oacute;n por menos de un punto porcentual, denunci&oacute; fraude y no acept&oacute; los resultados. En los a&ntilde;os siguientes, cuando Calder&oacute;n avanz&oacute; en la modernizaci&oacute;n de Pemex, L&oacute;pez Obrador lider&oacute; la resistencia.</p> <p data-count="187" data-wrap="33" style="text-align: justify;">Cuando el sexenio de Calder&oacute;n llegaba a su fin en 2012, L&oacute;pez Obrador volvi&oacute; a postularse para presidente. <strong>Esta vez perdi&oacute; por un margen mucho m&aacute;s amplio frente a Enrique Pe&ntilde;a Nieto.</strong></p> <p data-count="425" data-wrap="67" style="text-align: justify;">La administraci&oacute;n de Pe&ntilde;a Nieto finalmente logr&oacute; el preciado objetivo de la derecha mexicana: abrir la industria energ&eacute;tica del pa&iacute;s a la inversi&oacute;n extranjera. Aunque el momento no fue el ideal (la tinta de las reformas apenas se secaba cuando el precio del petr&oacute;leo se hundi&oacute; en 2014 y 2015), loss yacimientos mexicanos eran atractivos para jugadores internacionales como BP, Chevron, Exxon Mobil y Royal Dutch Shell.</p> <p data-count="264" data-wrap="43" style="text-align: justify;">Al final, el Gobierno de Pe&ntilde;a Nieto naufrag&oacute; entre acusaciones de corrupci&oacute;n y la percepci&oacute;n del p&uacute;blico de que el presidente y su esposa estaban desconectados de las realidades de la vida cotidiana. Eso abri&oacute; el espacio para que AMLO se postulara nuevamente.</p> <p data-count="367" data-wrap="52" style="text-align: justify;"><strong>El Movimiento Regeneraci&oacute;n Nacional (Morena)</strong>&nbsp;de AMLO prometi&oacute; un Gobierno que se centrar&iacute;a en combatir la pobreza y priorizar&iacute;a a los trabajadores por encima de los intereses comerciales que muchos cre&iacute;an eran protegidos por las administraciones anteriores. Se comprometi&oacute; a rescatar a Pemex, a protegerla de la interferencia extranjera y devolverla al pueblo.</p> <p data-count="467" data-wrap="72" style="text-align: justify;">En el pa&iacute;s y en el extranjero, empresarios e inversores palidecieron ante lo que escucharon; el peso, los bonos y las acciones sufrieron grandes p&eacute;rdidas en la antesala de los comicios, pero gran parte de la ciudadan&iacute;a lo apoy&oacute;,<strong>&nbsp;d&aacute;ndole una victoria rotunda</strong>. En su ascenso, los expertos inevitablemente detectaron ecos del estadounidense Donald Trump, del brasile&ntilde;o Jair Bolsonaro y de otros pol&iacute;ticos no convencionales que ganaban terreno en todo el mundo.</p> <p data-count="123" data-wrap="21" style="text-align: justify;">Hoy, los problemas que afectan a Pemex est&aacute;n llegando a un punto cr&iacute;tico, y sus inversores est&aacute;n cada vez m&aacute;s inquietos.</p> <p data-count="598" data-wrap="104" style="text-align: justify;">La producci&oacute;n se desplom&oacute; a un promedio de un mill&oacute;n 680 mil barriles diarios en los primeros nueve meses de 2019, la mitad de lo que produc&iacute;a en 2004, y los yacimientos m&aacute;s rentables de M&eacute;xico se est&aacute;n secando deprisa. Se necesitan inversiones desesperadamente, pero la compa&ntilde;&iacute;a dedic&oacute; alrededor de&nbsp;<strong>2 mil 500 millones de d&oacute;lares&nbsp;</strong>a gastos de capital en los primeros nueve meses del a&ntilde;o, apenas el 28 por ciento de su objetivo de 9 mil millones de d&oacute;lares para 2019. Ese objetivo ni siquiera constituye la mitad de los gastos de capital de Pemex durante algunos de los a&ntilde;os de Calder&oacute;n.</p> <p data-count="314" data-wrap="49" style="text-align: justify;">Aunque Pemex es rentable, las ganancias antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones en los primeros nueve meses del a&ntilde;o alcanzaron los 17 mil millones de d&oacute;lares,<strong> la mayor parte de ese beneficio fue para pagar impuestos y derechos que totalizaron 13 mil 900 millones de d&oacute;lares en ese lapso.</strong></p> <blockquote> <p data-count="143" data-wrap="24" style="text-align: justify;"><strong>&ldquo;El problema es que el Gobierno se lo lleva todo&rdquo;</strong>, dice Lucas Aristizabal, director s&eacute;nior para Am&eacute;rica Latina de Fitch Ratings en Chicago.</p> </blockquote> <p data-count="483" data-wrap="86" style="text-align: justify;">Los cr&iacute;ticos de AMLO afirman que su Gobierno no tiene una estrategia realista para corregir lo que est&aacute; mal. Tachan la pieza central de su plan de inversi&oacute;n para Pemex, la refiner&iacute;a en Dos Bocas de 8 mil millones de d&oacute;lares, como un despilfarro, o peor. Afirman que Pemex no la necesita, que es mejor dejar en manos de otros el negocio de convertir el crudo en combustibles, y que el proyecto desviar&aacute; la atenci&oacute;n y los recursos de su negocio medular que es la perforaci&oacute;n.</p> <p data-count="292" data-wrap="56" style="text-align: justify;">La construcci&oacute;n a&uacute;n no arranca en la planta que promete una capacidad de 340 mil barriles por d&iacute;a, pero el terreno que la albergar&aacute; ya se prepara. Absorber&aacute; m&aacute;s de 4 de cada 5 pesos en fondos adicionales que el Gobierno asign&oacute; a Pemex de 2020 a 2022 como parte de su plan de negocios.</p> <p data-count="264" data-wrap="47" style="text-align: justify;">Poco importa que las refiner&iacute;as existentes operan a solo el 40 por ciento de su capacidad en septiembre debido a la falta de inversi&oacute;n y de crudo ligero para el procesamiento, o que las plantas pierdan m&aacute;s dinero a medida que producen m&aacute;s, seg&uacute;n los analistas.</p> <blockquote> <p data-count="181" data-wrap="28" style="text-align: justify;"><strong>&ldquo;Es m&aacute;s barato para Pemex comprar gasolina que refinarla en el pa&iacute;s&rdquo;,</strong> explica Ixchel Castro, gerente de mercados de petr&oacute;leo y refinaci&oacute;n para Am&eacute;rica Latina en Wood Mackenzie.</p> </blockquote> <p data-count="274" data-wrap="43" style="text-align: justify;">Aun as&iacute;, la idea de L&oacute;pez Obrador de que otra refiner&iacute;a ayudar&aacute; a reducir la participaci&oacute;n e influencia extranjera en la industria petrolera de M&eacute;xico resuena en grandes sectores de la poblaci&oacute;n, que durante mucho tiempo identificaron a Pemex con la soberan&iacute;a nacional.</p> <p data-count="483" data-wrap="82" style="text-align: justify;">La empresa surgi&oacute; de la expropiaci&oacute;n de 1938, una &eacute;poca en que las divisiones de Royal Dutch Shell y Standard Oil eran actores dominantes. Los libros de historia cuentan que los ciudadanos se formaban frente al Palacio de Bellas Artes para donar plata, oro e incluso gallinas para pagar las indemnizaciones a las compa&ntilde;&iacute;as privadas. M&aacute;s de 80 a&ntilde;os despu&eacute;s, el D&iacute;a de la Expropiaci&oacute;n Petrolera se celebra en todo el pa&iacute;s el 18 de marzo, sobre todo en las regiones productoras.</p> <p data-count="523" data-wrap="87" style="text-align: justify;">Los detractores de L&oacute;pez Obrador argumentan que sus pol&iacute;ticas, en lugar de rescatar a Pemex,&nbsp;<strong>podr&iacute;an llevarla a la insolvencia</strong>. Eso ser&iacute;a devastador para la econom&iacute;a y para los ingresos del gobierno. Los recursos petroleros representaron aproximadamente el 18 por ciento de los ingresos del gobierno federal en el segundo trimestre de 2019, mientras que el petr&oacute;leo y el gas contribuyeron con solo el 3.4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de M&eacute;xico en 2018, menos de la mitad del nivel de hace 25 a&ntilde;os.</p> <p data-count="201" data-wrap="37" style="text-align: justify;">El presupuesto de AMLO para el pr&oacute;ximo a&ntilde;o depend&iacute;a en parte de que Pemex aumente la producci&oacute;n en alrededor de un 16 por ciento, una tasa de crecimiento que no se ha visto en casi cuatro d&eacute;cadas.</p> <p data-count="263" data-wrap="41" style="text-align: justify;">M&eacute;xico necesita olvidar el <em><strong>&ldquo;sue&ntilde;o imposible&rdquo; </strong></em>de construir refiner&iacute;as e integrar su industria energ&eacute;tica con la de sus vecinos del norte, opina James Barrineau, gestor de dinero de Schroders , el tercer mayor tenedor de la deuda de Pemex denominada en pesos.</p> <p data-count="367" data-wrap="60" style="text-align: justify;">En junio, Fitch Ratings rebaj&oacute; la calificaci&oacute;n de los bonos de Pemex a basura, citando&nbsp;<strong>la ca&iacute;da de la producci&oacute;n y la colosal deuda de la compa&ntilde;&iacute;a</strong>, y de paso redujo la calificaci&oacute;n de la deuda soberana de M&eacute;xico, debido a los estrechos v&iacute;nculos del gobierno con la petrolera. Moody&rsquo;s Investors Service y S&amp;P Global Ratings han planteado preocupaciones similares.</p> <p data-count="517" data-wrap="89" style="text-align: justify;"><strong>Los operadores de swaps est&aacute;n pagando m&aacute;s para comprar seguros contra el impago de la deuda, lo que ha hecho que el costo de los contratos a cinco a&ntilde;os se encarezca m&aacute;s de 40 por ciento desde finales de 2017</strong>. Los compradores de bonos est&aacute;n exigiendo m&aacute;s de 4 puntos porcentuales de rendimiento adicional para mantener las notas de Pemex a diez a&ntilde;os en lugar de bonos del Tesoro estadounidense con un vencimiento similar, casi tres veces las primas que obtienen los inversores de la deuda soberana de M&eacute;xico.</p> <p data-count="237" data-wrap="36" style="text-align: justify;">Mientras tanto, L&oacute;pez Obrador ha cuestionado a las calificadoras e ignor&oacute; sus recomendaciones de invertir m&aacute;s fondos en el negocio de exploraci&oacute;n y producci&oacute;n de petr&oacute;leo, vender activos no esenciales y admitir la inversi&oacute;n privada.</p> <blockquote> <p data-count="221" data-wrap="36" style="text-align: justify;"><strong>&ldquo;Apenas llegamos y empiezan a hablar de que iban a bajar la calificaci&oacute;n&rdquo;</strong>, dijo en una conferencia de prensa en agosto.<strong> &ldquo;Yo espero que ellos sean m&aacute;s cuidadosos en sus an&aacute;lisis, m&aacute;s profesionales, m&aacute;s objetivos&rdquo;</strong>, dijo.</p> </blockquote> <p data-count="584" data-wrap="97" style="text-align: justify;">Las recientes medidas gubernamentales para apuntalar a Pemex han ayudado a mantener a raya a las calificadoras. En septiembre, el gobierno le inyect&oacute; 5 mil millones de d&oacute;lares para ayudar a aliviar su carga de deuda, y la compa&ntilde;&iacute;a vendi&oacute; 7 mil 500 millones de d&oacute;lares en bonos para refinanciar deuda a corto plazo. Pemex ya hab&iacute;a recibido mil 300 millones de d&oacute;lares como parte del presupuesto aprobado en diciembre de 2018. Tambi&eacute;n recibi&oacute; mil 500 millones de d&oacute;lares en exenciones fiscales y mil 800 millones m&aacute;s para ayudarla con sus obligaciones de pagos de pensiones.</p> <p data-count="245" data-wrap="43" style="text-align: justify;">En los primeros nueve meses de 2019, Pemex report&oacute; que ahorr&oacute;&nbsp;<strong>mil 220 millones de d&oacute;lares</strong>&nbsp;al reducir el robo de combustible y unos 375 millones adicionales al reducir su plantilla de 124 mil trabajadores y los pagos de intereses de su deuda.</p> <p data-count="439" data-wrap="78" style="text-align: justify;">Pero todo ese dinero no es suficiente para financiar las necesidades de Pemex, seg&uacute;n Andr&eacute;s Moreno, director de inversiones de Afore Sura, el tercer fondo de pensiones m&aacute;s grande de M&eacute;xico, que posee bonos de la petrolera. Moreno dice que la compa&ntilde;&iacute;a necesita&nbsp;<strong>entre 10 a 15 mil millones de d&oacute;lares al a&ntilde;o</strong>&nbsp;en flujo de caja para revertir la ca&iacute;da en la producci&oacute;n de crudo, por lo que el apoyo del Gobierno es solo <em><strong>&ldquo;un complemento&rdquo;.</strong></em></p> <blockquote> <p data-count="226" data-wrap="41" style="text-align: justify;"><strong>&ldquo;Est&aacute;n evitando la emergencia durante los pr&oacute;ximos dos a&ntilde;os, pero eso no resuelve nada</strong>&rdquo;, se&ntilde;ala. <strong>&ldquo;Lo que falta en el caso de Pemex es la conciencia de la emergencia y la voluntad de poner la ideolog&iacute;a en un caj&oacute;n&rdquo;</strong>, agreg&oacute;.</p> </blockquote> <p data-count="597" data-wrap="88" style="text-align: justify;">Para ejemplificar c&oacute;mo podr&iacute;an funcionar mejor las cosas, los analistas y gestores de dinero se&ntilde;alan a la compa&ntilde;&iacute;a petrolera estatal de Brasil, Petr&oacute;leo Brasileiro, a la que no le han faltado problemas, incluida la corrupci&oacute;n y una enorme deuda de alrededor de 83 mil millones de d&oacute;lares. Pero algunas cosas s&iacute; supo hacer bien: durante dos d&eacute;cadas ha trabajado con grandes petroleras extranjeras para desarrollar vastas reservas en aguas profundas, aprovechando la experiencia externa mientras adquir&iacute;a conocimientos y destrezas en la perforaci&oacute;n altamente t&eacute;cnica que se requiere all&iacute;.</p> <p data-count="383" data-wrap="57" style="text-align: justify;">En cambio, la estrategia de AMLO para aumentar la producci&oacute;n centr&aacute;ndose en yacimientos en tierra y en aguas poco profundas es miope, seg&uacute;n los analistas y administradores de dinero; no reconoce la gran promesa de las aguas profundas y yacimientos no convencionales, que tienen un potencial de producci&oacute;n mucho mayor pero requieren experiencia extranjera e inversi&oacute;n privada.</p> <blockquote> <p data-count="421" data-wrap="69" style="text-align: justify;"><strong>&ldquo;La administraci&oacute;n actual ha hecho de la renovaci&oacute;n de Pemex una prioridad, &lsquo;hacer que Pemex vuelva a ser grande&rsquo;&rdquo;</strong>, dice Pablo Goldberg, gerente de cartera de BlackRock, propietario de deuda de Pemex. <strong>&ldquo;Con el tiempo, lo que necesitamos ver es que crezca su capacidad de producci&oacute;n. Parte de esta ayuda financiera (del Gobierno) deber&iacute;a dar capital a Pemex para invertir. Ahora tenemos que ver si lo hace bien&rdquo;.</strong></p> </blockquote> <p data-count="479" data-wrap="74" style="text-align: justify;">En las afueras de Poza Rica, los pozos secos se extienden en la distancia, alpicados entre las plantaciones de c&iacute;tricos. Se estima que Chicontepec posee alrededor de una quinta parte de las reservas de petr&oacute;leo y gas de M&eacute;xico. A principios de los a&ntilde;os 2000, luego de que el gigantesco yacimiento de Cantarell, descubierto en los a&ntilde;os setenta, comenz&oacute; a agotarse a un ritmo acelerado, las autoridades prometieron que Chicontepec impulsar&iacute;a la producci&oacute;n mexicana.</p> <p data-count="318" data-wrap="49" style="text-align: justify;">En la d&eacute;cada siguiente Pemex perfor&oacute; miles de pozos. En 2010, contrat&oacute; a empresas mundiales, incluidas Baker Hughes Co. y Halliburton Co., para desarrollar t&eacute;cnicas de vanguardia para la mejora de la producci&oacute;n en cinco nuevos laboratorios de campo. Eso atrajo a empresas de transporte, log&iacute;stica, equipos y servicios.</p> <p data-count="477" data-wrap="77" style="text-align: justify;">Pero la fiebre del oro negro no dur&oacute; mucho. La perforaci&oacute;n result&oacute; mucho m&aacute;s complicada y costosa de lo que Pemex anticipaba. En su pico de producci&oacute;n en 2012, Chicontepec contribu&iacute;a con menos de 70 mil barriles a la producci&oacute;n nacional diaria promedio de dos millones y medio de barriles. <strong>Ese desacierto ciment&oacute; la reputaci&oacute;n de incompetencia de Pemex despu&eacute;s de que sus directivos derrocharan miles de millones de d&oacute;lares en el proyecto, financiados principalmente con deuda.</strong></p> <p data-count="506" data-wrap="79" style="text-align: justify;">Durante la administraci&oacute;n de Pe&ntilde;a Nieto, los funcionarios de Pemex reconocieron que Chicontepec fue un fracaso, y la compa&ntilde;&iacute;a redujo dr&aacute;sticamente su inversi&oacute;n en la cuenca. Los residentes de Poza Rica, creyendo que se avecinaban nuevas inversiones petroleras, apoyaron a L&oacute;pez Obrador en las urnas. <strong>El presupuesto de Pemex para 2020 ordena duplicar la inversi&oacute;n anual en Chicontepec a 319 millones de d&oacute;lares. Pero por el momento, las operaciones de Pemex en la regi&oacute;n han continuado su constante declive.</strong></p> <p data-count="546" data-wrap="92" style="text-align: justify;">La construcci&oacute;n de una refiner&iacute;a en Tabasco no ha ayudado a la causa de AMLO en la veracruzana Poza Rica. <strong><em>&ldquo;Es decepcionante que hayamos votado por &eacute;l y todo el apoyo para el sector energ&eacute;tico se haya ido a otra parte&rdquo;</em></strong>, dice Paola Ostos, gerente de operaciones de Transervices Energy, con sede en Poza Rica, que transporta a trabajadores y equipos a las instalaciones petroleras.<em><strong> &ldquo;Como empresaria, siento que hemos sido olvidados. Fuimos la principal zona petrolera de M&eacute;xico durante muchos a&ntilde;os, y ahora toda la actividad se concentra en el sur&rdquo;.</strong></em></p> <p data-count="257" data-wrap="45" style="text-align: justify;">Cada 18 de marzo, Poza Rica todav&iacute;a celebra el D&iacute;a de la Expropiaci&oacute;n. Pero la vida en esta regi&oacute;n petrolera no es lo que sol&iacute;a ser. Los residentes dicen que las festividades, que acostumbraban durar varios d&iacute;as e incluir un carnaval, han perdido su brillo.</p> <p data-count="229" data-wrap="45" style="text-align: justify;">En la periferia de Poza Rica, una ma&ntilde;ana de finales de verano, el sol calienta las l&aacute;minas de metal que hacen de techo en las casas. Arriba, <strong>el humo de una planta de Pemex ti&ntilde;e el cielo. D&iacute;a tras d&iacute;a, la planta quema gas natural.</strong></p> <p data-count="399" data-wrap="63" style="text-align: justify;">Salvador Res&eacute;ndiz, presidente del Consejo Coordinador Empresarial de la regi&oacute;n norte de Veracruz, dice que L&oacute;pez Obrador le prometi&oacute; a Poza Rica una nueva planta durante su campa&ntilde;a presidencial. Aunque el plan de negocios de Pemex para 2020 incluye la rehabilitaci&oacute;n de las instalaciones, Res&eacute;ndiz teme que Poza Rica sea olvidada y que la refiner&iacute;a en el estado natal del presidente tenga prioridad.</p> <blockquote> <p data-count="203" data-wrap="37" style="text-align: justify;"><strong>&ldquo;Est&aacute; muy claro que en estos primeros tres a&ntilde;os del nuevo gobierno, toda la inversi&oacute;n en Pemex va hacia el sur, todo al sur&rdquo;, dice. &ldquo;&iquest;Cu&aacute;ndo vendr&aacute; al norte? &iquest;Cu&aacute;ndo van a invertir dinero en Poza Rica?&quot;.</strong></p> </blockquote> <p style="text-align: justify;"><u>Fuente: El Financiero.</u>&nbsp;</p>